fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

PAN blando, PAN duro


PAN blando, PAN duro
Compartir

Análisis

  • Total Score 0%

Por Andrés Vera Díaz

 

Aunque encuestas colocan a Acción Nacional como un partido en crecimiento en el marco de la oposición contra Morena con 4 puntos porcentuales, y tras la obtención de 56693 votos en la elección del 2016 a Gobernador, el partido enfrenta desavenencias internas que pueden cargar la balanza.

Miguel Torres, alcalde de Villanueva por el PRD fue el primero, (en términos reales) en levantar la mano para encabezar una alianza con el PAN y MC; el diputado Pedro Martínez se ha colocado como un simple observador e ícono de negociación de la presidenta estatal del blanquiazul Noemí Luna, ya que él mismo, no ha dado visos de realmente querer competir en las internas.

Noemí que de alguna manera se preocupó por que su “gallo” fuera mermado por la mediática presencia de Marco Flores, impulsado por algunos alcaldes y el propio gobernador de Aguascalientes, decidió “quemarlo” ante el mismo Marko Cortés con el legítimo pretexto de una carrera “artística” que contravenía los principios de su instituto político.

Ahora, el exalcalde jerezano Pepe Pasteles ha iniciado la aventura a terrenos inciertos, porque no solamente debe enfrentar los posibles acuerdos del “chabelismo” en el seno del partido, cuyos primeros apuntes marcan una diputación plurinominal para Noemí y Chabelo Trejo en lo local, sino hasta colocar candidatos débiles en ciertas demarcaciones que no son de interés particular como muestra de rendición a quien encabece las preferencias en Morena.

Por un lado, Torres ya ha iniciado alianzas estratégicas con varios alcaldes a los que ayudó en la gestión de recursos para que se conforme un cerco político y de intención de voto hacia su persona ya con adelantos importantes. Por el otro, Pasteles también impulsado por encuestas que lo colocan en el mapa electoral de nueva cuenta, se dedica a fortalecer las bases del partido en comités olvidados a su suerte y tratar de asegurar el voto duro del panismo, cuya base principal se encuentra en Jerez y respaldado por el ahijado, Toño Aceves.

No solamente se ponen en juego candidaturas, sino las dirigencias de ambos partidos, cuyas renovaciones serían después de la elección constitucional y desde la óptica de algunos, perdiendo se gana, de ahí que ya se cocinen plurinominales para mantenerse en la subsistencia del erario. Aunque Noemí ganara con cierta amplitud la dirigencia del blanquiazul, finalmente fue por la falta de operatividad en las urnas de sus contrincantes, pero que sumados en 2021, podrían arrebatar y en base también, a resultados de la constitucional, la presidencia al eterno Chabelo Trejo.

Para algunos panistas, el liderazgo de la presidenta no es tangible, luego de que se le descarriaran alcaldes en favor del otrora candidato del PES, y tras la ya, nula crítica a la administración estatal priista tras conseguirle chamba a su esposo en la Fiscalía, dejan entre ver no hay capacidad para la operatividad política del instituto, sino solamente ara negociar algunas migajas personales.

Tanto Pasteles como Noemí han conservado balines de guerra para momentos venideros y que serán invariablemente usados. El jerazano tiene en su losa las cargas de las auditorías realizadas a su administración y eso podría pesar fuerte; sin embargo, mantiene fortaleza como activo y eso le puede dar alguna carta para imponerse en la repartición de candidaturas. Por el otro lado, Noemí basa su presencia en el virtual ideario de que el PAN a nivel nacional crece y por antonomasia aquí también, pero resulta curioso, que son figuras externas las que soportan los pilotes como el propio alcalde villanovense, que lidera alcaldes emanados de la coalición pasada.

Por lo pronto, los diputados locales no sientan agenda, no opinan, no incentivan el debate y dejan en el limbo la presencia del partido como si fuese un local en renta para el mejor postor. De ahí, que Pasteles relance ante la premura, la recomposición del partido. ¿Será posible y le alcanzará?.