fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

Catalina Monreal, a poner orden tras el caos davidiano


Catalina Monreal, a poner orden tras el caos davidiano
Compartir

Análisis

  • Total Score 0%

Por Andrés Vera Díaz

Las aspiraciones de Catalina Monreal siguen vigentes en ser la nueva presidenta estatal de Morena. Aunque los tiempos para la renovación de dirigencias “se ha retrasado” por la pandemia según palabras del propio Ramírez Cuellar, la directriz sería colocar delegados nacionales que tendrían atribuciones legales en los estados y en ese mismo tenor, la hija de Ricardo cabildea con las altas esferas se le otorgue el distintivo.

Pero más allá de que sea un objetivo primordial, Catalina es una emisaria de su padre para pulsar las desavenencias del monrealismo en la entidad, en la que David muy mal aconsejado por Norma Julieta del Río, Cuauhtémoc Calderón y Verónica Díaz se enfrasca en cometer errores que le descapitalizan la oportunidad de ser el nuevo gobernador.

Ese extraño giro que dio David, luego de ser un político con el que se podía conversar, ha dejado atrás toda capacidad de consenso incluso dentro de la marca y manifiesta una clara lejanía con la madurez política, muy atrás ya del propio Saúl. La evidencia de programas sociales dirigidos a tratar de apuntalar comités sectoriales, los contratos dudosos con empresas que tienen la dirección fiscal de un restaurantero y la política del miedo, arengado desde las entrañas de la Sader no solamente ponen en riesgo su candidatura, sino a toda la estructura del apellido Monreal que lo ha dejado ser durante algún tiempo, pero que no tarda mucho en ser encausado de nueva cuenta.

Catalina cada día, entrega un parte de las acciones monrealistas a su padre, quien a pesar de venir mes por medio a Zacatecas, mantiene íntima comunicación con quien forma parte de una esfera exclusiva de confianza y en la que no hay cabida para Calderón ni Del Río. Inclusive, señalados como “traidores”, podrían ser señalados en el nuevo libro que presentará Ricardo tal vez a finales de julio en la capital zacatecana y en cuyo pretexto, será recomponer relaciones con “los ofendidos”, al tiempo de etiquetar a quienes no tendrían cabida en el 2021 y subsecuentes años.

Otro giro de explosividad fue el hecho de los contratos de obra pública entregados desde “la gestión” de Soledad Luévano que provocó un cisma en el grupo constructor de Zacatecas, cuyo reclamo resonó a tal grado, que han optado por esperar el diálogo con Ricardo, aunque en este caso, pareciera que es un juego dual, porque, la incapaz y simuladora senadora en realidad, ¿se fue por la libre o es la estrategia de “recomposición”?. Como fuese, son mensajes encontrados que ante la crisis por obra pública en el estado y país, los constructores los toman literalmente.

El ego de David ha dejado mella en los más fieles lacayos del monrealismo. Un ejemplo claro es Omar Carrera, quien simplemente comete error tras error con un afán de protagonismo corriente, sin bases técnicas ni de proyección realmente política, se atreve a emitir posicionamientos ignorantes y vociferando entre pasillos, que él recibe órdenes de Ricardo, pero en las esferas de la propia Catalina, esto se niega de manera rotunda.

Inclusive, hace un mes aproximadamente, Ricardo y los principales actores de la marca, sostuvieron una reunión en el rancho del Mineral para tratar de dirimir asperezas, sin embargo, tras la exhibición que realizara Catalina confrontado a su tío sobre los errores garrafales, expuestos principalmente por quien redacta y el columnista Gabriel Contreras, David optó por un berrinche infantil y seguir en la dinámica de minar junto con ”sus operadores”, la aspiración electoral.

Entre el seno del coordinador de Morena en el Senado, dejaron que el “niño” David madurara políticamente, pero no da resultados,  sin duda, registra una regresión en el camino y esto deja esquirlas en el grupo. Por esta razón, el legislador federal vendrá a poner orden en la entidad escudado por su hija y dejar en claro la función de cada allegado. Por lo pronto, el propio Ricardo alertó a su hermano de la asociación con Calderón y Del Río, mal vistos en la óptica del exgobernador, quienes además, han provocado una burbuja de cristal en torno al petista. David simplemente, no le alcanza el carácter ni la valentía para abrir los ojos.