fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

El plato roto para el monrealismo


El plato roto para el monrealismo

Por Andrés Vera Díaz

El martes 24, una reunión fortuita entre dirigentes partidistas y el aspirante a la candidatura a Gobernador, Luis Medina, en un café contiguo al palacio de gobierno volvió a palidecer al monrealismo, grupo que nunca en su historia había registrado un nerviosismo político tan evidente en Zacatecas.

Una de las últimas crisis que vivió la corriente política fue en 2017, cuándo Ricardo en su intentona por ser el candidato por la Ciudad de México se enfrascaba en una cúpula chantajista denominada “Fuerza Monrealista” cuya base era detonar percepción pero lo que realmente obtuvo, fue la duda extensiva de la lealtad del zacatecano hacia con el proyecto del Presidente. Aunque traten de fomentar que son de la misma visión, la realidad es que las iniciativas presentadas por el Senador, en detrimento de la Cuarta Transformación, así como algunas plagadas de populacherismo ramplón, aunadas a la creación de Fuerza Social por México, indican una contrariedad en las formas y fondos. Como paréntesis, ese neopartido, que trata de ser promovido con la supuesta bendición del Presidente, si tiene la aprobación del mandatario, pero como una excusa para depurar los círculos alrededor de él.

Luego de las dos derrotas consecutivas de David (una pactada nada menos ni nada más con el chivo expiatorio de la marca y creación de la misma, Miguel Alonso), el monrealismo se vio mermado hasta que les dieron una delegación en la Ciudad de México, (en la que los negocios familiares también se vieron presentes), de ahí, una serie de cargos que a la vista, solamente tendrían la encomienda de reforzar la virtual estructura condicionando apoyos (cómo se ha demostrado una y otra vez), pero no sustancialmente como eje central de la transformación que tanto se pregona.

Dicho pragmatismo, los ha llevado a cometer errores significativos en la búsqueda de concebir una real percepción entre el grueso de la ciudadanía e insistir, en coptar o robar estructura prometiendo apoyos que no se entregan, o son, invariablemente mal manejados como el Crédito Ganadero y para muestra, las numerosas denuncias contra el mismo y las exhibiciones de condicionamiento en asociaciones ganaderas.

Y es que, a falta de entender que es la construcción de una plataforma real, entre las bases, y no de simple percepción como pueden hacerse de simpatías firmes, sin ser prostituidas con promesas futuras poco probables, el monrealismo se coloca en posiciones de nerviosismo que contradice su supuesto poderío político. Fue primero Ulises Mejía quien movió los débiles cimientos de la marca cuándo declaró la intención de ir mucho más allá de la reelección, de ahí surgieron un sinnúmero de ataques, sobre todo en Facebook, promovidos por uno de los peones más manipuladores de la cuasisecta, Ernesto González. Luego, le tocó a Narro sentir el rigor del hostigamiento (aunque sin muchas armas de contraataque porque el mismo tamaulipeco se da tiros en el pie, como la seudo lucha en Mazapil contra la minera). En seguida, Rocío Nahle sufrió los embates siniestros tras una respuesta sin compromiso tácito acerca de sus intenciones de gobernar Zacatecas. Esa fue la punta de flecha de la paranoía monrealista y la más clara muestra de que no tienen seguridad en su “estructura”.

Ahora, es el turno de Luis Medina, quien de forma astuta se dejó fotografiar con líderes partidistas en una reunión fortuita en el café de la “grilla mañanera” y cuya oportunidad aprovechó el PRI para causar cisma con un boletín de prensa que asentaba “el avance de acuerdos” en la ruta del 2021. De forma inmediata, la respuesta de algunos monrealistas y hasta petistas, fue emitir propaganda poco creíble, advirtiendo que el pacto que tiene la marca es “… con los carpinteros, albañiles, comerciantes, agricultores, empresarios, profesores, doctores, enfermeros, jóvenes, profesionistas, migrantes, estudiantes, madres y padres preocupados por un futuro mejor, sin mentiras, sin engaños, sin traiciones. ¡Eso es nuestro movimiento, y nadie debe lucrar a nombre de los zacatecanos!” escribió Omar Carrera en su perfil de FB. Nada más podrido como intentar cuestionar una reunión involuntaria con Medina, a quien le reprochan tener la capacidad de sentarse a conversar con cualquier político, contrario al sectarismo infantil de David, quien raya en la soberbia. Y recordemos las candidaturas en 2018, puro familiar y socio. Ese es el compromiso real.

Esa parafernalia denostativa tiene dos contradicciones obvias. Nada ni nadie, podrá olvidar aunque la conveniencia lo incite, el hecho que el descoordinador de Ganadería le vendió la candidatura a Alonso, y que la RedD21, está plagado de expriistas, exverdes y experredistas (llámense C. Calderón, J, Reyes y P. De León) cuya única opción de sobrevivencia política (según ellos), la encuentran engordando la voracidad de sus pares. Que ironía tan divertida.

El oportunismo del PRI en redactar un boletín de prensa realzó la dinámica del Todos Contra Monreal, y no porque en realidad tenga la marca afinidad social, porque en el cúmulo de percepciones, precisamente se pretende viralizar que por formar parte del gobierno federal, y porque Ricardo “opera” desde el Senado, significa automáticamente retornar al feudalismo de la seudo izquierda.  Vea usted, que los principales promotores publicitarios son exdirectores de medios que no saben, no entienden que su simple presencia pública, fomenta negativos. Nadie le cree. Vaya percepciones.

Hace algunos meses redactaba el texto “Todos unidos contra Ricardo y David”, cuyas palabras siguen vigentes y más vivas que nunca. Ese texto en septiembre del 2018, provocó que en redes se creara el hashtag #YoSoyMonrealista sin consecuencias palpables más que asegurar las lealtades de los mismos de siempre. 5 meses después, tras errores políticos prácticamente cada semana, el monrealismo se coloca en el escenario de tablas sueltas, porque en realidad, ninguno de sus representantes tiene una trayectoria sustentada en el trabajo a favor de quienes dicen representar, al contrario, son pifias que tratan de tapar con luchas mediáticas encabezadas por los más grises íconos. Ni se resuelve el problema de la basura, ni bajaron las tarifas del agua, ni capacidad de gestión existe, ni propuestas legislativas de avanzada hay, ni transparencia en el Senado, ni renunciaron a las herramientas legislativas, ni se minimiza la inseguridad en sus municipios, ni se entregaron las vaquillas que se prometieron, ni funcionan las universidades Benito Juárez, ni aceptan entrevistas incómodas, ni nada.

Compartir