fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

Ser oposición


Ser oposición

Por Ricardo Arteaga Anaya

Cada uno de los gobiernos que hemos tenido los ciudadanos, tanto a nivel municipal como a nivel federal se han caracterizado por diversas cuestiones: las políticas públicas que implementan para lograr el objetivo que sus partidos imprimen en sus administraciones a través de los principios de estos, así como de la oposición que cada administración encuentre en los partidos que no resultaron electos.

Ser de oposición no significa oponerse a todo aquello que el representante popular electo y que triunfó en las urnas implemente durante su administración o durante su representación de un cargo, ser de oposición significa que aunque no se obtuvo el triunfo puede realizarse análisis, crítica objetiva y al mismo tiempo mediante el quehacer político realizar propuestas a quienes tienen mayoría en los congresos o para quienes llevan las riendas de alguna administración.

En nuestro país, durante años, ser de oposición era ser representante de los ideales de la izquierda, esto como consecuencia de que el partido en el poder se caracterizó por ser de centro derecha como lo es el Revolucionario Institucional o al menos así ha sido calificado por las políticas que implementaron durante sus casi noventa años de administrar el país. Por otra parte la transición política que vivimos con el triunfo del Partido Acción Nacional con Vicente Fox trajo consigo lo que nunca antes habíamos vivido en el país, por primera vez en nuestra historia democrática teníamos una administración emanada de otros principios que no fueran los del PRI, partido que debió alejarse del poder para recuperar algo de credibilidad ante la población, misma que había sido desgastada naturalmente por tantos años de haberse mantenido en el poder.

El Partido de la Revolución Democrática, uno de los partidos más recientes de la izquierda mexicana, había logrado obtener triunfos en Estados importantes electoralmente, así como mantener el poder en el Distrito Federal, ahora Ciudad de México, la ciudad más importante y fuerte electoralmente del país, sin embargo, nunca logro obtener el triunfo presidencial, por lo que era por todos reconocido por ser la oposición a gobiernos panistas y priistas y que además había nacido como un partido con ideología de izquierda, menos conservador y con ideales más progresistas.

Con el nacimiento de morena, la izquierda en nuestro país había sido durante años  la oposición a todos los gobiernos, pues nunca se había gobernado a México con políticas públicas emanadas de dicho pensamiento. Los dirigentes morales de dicha ideología se caracterizaron siempre por realizar fuertes críticas al modelo económico neoliberal, manifestaciones con miles de ciudadanos en apoyo a causas sociales, fue así que se lograron obtener triunfos trascendentales en la vida democrática de nuestro país, grandes conquistas en cuanto a libertades y a derechos humanos.

Con el triunfo de Andrés Manuel en la presidencia se dio un giro inesperado en la vida democrática del país, los partidos que durante años gobernaron se convirtieron por primera vez a nivel nacional en la oposición de toda aquella ideología y forma de ver el quehacer político que habían atacado y perseguido durante años, ahora el barco en el que navega la oposición es de la incertidumbre, a poco más de un año de gobierno de uno de los personajes más atacados en la actualidad, los partidos de oposición, así como sus representantes, no han logrado adaptarse a la condición política que atraviesan, están lejos de consolidarse como una oposición verdadera que logre atraer el respaldo de todos aquellos ciudadanos que no respaldan el proyecto de la cuarta transformación, el enfocarse en la crítica desde lo partidista los ha alejado de este objetivo, por el contrario se han enfocado más en señalar los errores de gobiernos de izquierda en otros países, como si esto les brindara la esperanza de poder llevar a cabo en nuestro país los golpes de estado que han sido realizados por la derecha en América Latina.

La ahora oposición se ha centrado en la guerra sucia, en los ataques directos y en los zafarranchos que pudieran realizar en los congresos de los estados como en el federal, en las manifestaciones de los presidentes municipales sin respaldo social y que ante los ojos de los ciudadanos son más vistas como ataques políticos y de colores que como la búsqueda de una gestión colectiva. Si los partidos que no comparten el proyecto de la 4T desean consolidarse ante la opinión pública y ante los ojos de los ciudadanos que no creen que sea necesario un cambio de régimen, deberán realizar mucho más que el simple hecho de realizar ataques viscerales y sin fondo, dejar de utilizar los problemas de otros países para atacar al Presidente, consolidarse como oposición requiere de tiempo para comprender que el equilibrio político se logra con debate, con respaldo social pero sobre todo con la congruencia en los actos.

Compartir