fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

Crédito Ganadero a la Palabra, un revés funesto


Crédito Ganadero a la Palabra, un revés funesto

Por Andrés Vera Díaz

Es evidente que el programa insignia para la pretensión electoral de David Monreal está en un “stand by” por parte de la SADER, de lo contrario, la delegación Zacatecas de programas para el desarrollo y el mismo descoordinador estarían a tambor batiente anunciando su implementación, porque esa es su forma operativa publicitaria.

No solamente cómo se dio a conocer en este medio, si en otra columna respetable del estado, el Crédito sufrió un recorte presupuestal de grandes proporciones hasta del 75% para 2020, sino que el cabildeo de algunos personajes en contubernio con deseos de mantenimiento político sustentado en la virtualidad de la candidatura, no obtuvo los resultados esperados.

Tras las dos negativas de David para comparecer ante la Comisión de Ganadería de la Cámara de Diputados, no quedó más tratar de consensar con diputados de poca relevancia en sus respectivas entidades, y aunque uno de ellos es el presidente de dicha Comisión, el emecista Eduardo Ron Ramos no es considerado como pieza fundamental de dicho partido en Jalisco; de igual forma Lyndiana Bugarín, quien recientemente se integró a este órgano con la encomienda de contrarrestar los embates contra el fresnillense, y todo por un pacto de pretensión electoral para el 2021 en la que su pareja, el ganadero Cuauhtémoc Rayas -quien en el antepasado proceso electoral se pronunció a favor de David, pero en la pasada jugó por el PRI- trata de echarle la cargada a sabiendas de que el Crédito a la Palabra es una herramienta de condicionamiento y favoritismo.

La ausencia de David y Verónica Díaz en la visita del secretario de Agricultura y Desarrollo social a Villanueva y Morelos en días pasados, dejó muestra palpable de que el gobierno federal no quiere entrar en la dinámica de engordar aspirantes que no se han comprometido con la conformación extendida sin distingos que se pregona desde la Presidencia de la República de programas sociales. El pretexto de ambos fue que tienen el encargo de seguir abriendo centros de integración ya que supuestamente el padrón de beneficiarios creció un 150%. Resulta extraño que no lo anunciaran contra viento y marea, y es que a mediados de año, el registro presentaba un retraso significativo a tal grado, que el propio López Obrador dio un manotazo a los superdelegados del país.

En el evento en Villanueva, donde se entregaron apoyos a productores por la sequía atípica, tanto Oswaldo Cházaro Montalvo presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas, como Eduardo Ron Ramos trataron de colocar entre la asistencia y el propio Villalobos, que el Crédito Ganadero otorgaba muchas bondades a lugareños, así como a productores de otras entidades, haciendo un llamado a la unidad para que se le diera continuidad, olvidaron advertir, que en ese municipio, ni siquiera se contempló crear un padrón de beneficiarios, sino que además, omitieron expresar que como ejemplo, en Jalisco, tierra originaria de Ron Ramos y sede del despacho de David, tampoco se dio preferencia para erogar los créditos.

Aunque en sus discursos, elogiaran el programa, ni el gobernador Tello ni el propio Villalobos le concedieron una sola palabra al mismo, pues darle espacio ante la ausencia de sus principales “promotores” a sabiendas del subejercicio del 75%, de un padrón opaco y con inconsistencias en las provedurías, entre las que se encuentran empresas fantasmas, los dejaría en la palestra de mediocres impulsores publicitarios.

Quien redacta, pudo entrevistar rápidamente al propio secretario Villalobos al respecto, reafirmando el funcionario, que efectivamente, se le recortó al programa un presupuesto importante, de 4 mil a mil millones. “Estamos analizando si pudiera haber un incremento pero no será significativo, eso sí, con reglas de operación muy estrictas y ampliándolo a más estados del país”. Esto sin duda, es un golpe funesto, para 2020, David Monreal ya no podría operar los recursos a su libre albedrío, sino con total transparencia y resultados, además de que tendría que recorrer los 32 estados de la república dejándolo sin escenario para su aspiración, además de que, si en dado caso, el poco incremento al financiamiento del programa se reparte entre las 32 entidades, podríamos advertir que solamente tendría a lo mucho, unos 45 millones de pesos por  cada uno, sí, 45 millones de pesos.

De igual forma, el propio Villalobos ha dejado en claro a los diputados de la Comisión, que en caso de un incremento al megarecortado presupuesto del programa, no sería un cheque en blanco ni patrocinio electoral, se tendría que replantear el mismo en términos de una apretada agenda específica, con operatividad manifiesta, sustentada en estadísticas y en base a solicitudes de productores para integrarse, no con la desvirtuada idea de dar aquí y allá por mero empirismo o pragmatismo.

Así pues, no solamente se deja al descubierto que el programa ha sido un fracaso, sino que desde el mismo gobierno federal se admite la opacidad y mediocridad en su aplicación, sino que lanzan un fuerte mensaje al titular, para que entienda de una vez por todas que se le prestó la posibilidad de no quedar fuera de la cuarta y darle valor agregado a lo que dentro de la marca se pregona como si en realidad lo practicaran; cambio, transformación y compromiso con la nación, no hacia una casta familiar.

Compartir