fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

La simulación en los poderes y niveles de gobierno


La simulación en los poderes y niveles de gobierno

Por Ricardo Arteaga Anaya

En el ejercicio de la administración pública existen un sin número de formas de simular trabajo en beneficio de los ciudadanos, presidentes municipales simulando el combate a la corrupción señalando pésimas administraciones antecesoras sin siquiera demostrar investigaciones o acciones que busquen disminuir la corrupción dentro del ejercicio de la función pública; gobernadores y auditores señalando aviadores después de algunos años de haber tomado sus encargos con la finalidad de buscar demostrar compromiso con la federación para recibir apoyos de rescate para desahogar un poco el encubrimiento de pésimas administraciones anteriores y que en la actualidad merman sus administraciones.

El funcionamiento de nuestro sistema político y gubernamental se divide entre tres poderes, el ejecutivo, el legislativo y el judicial, mismos que durante años simularon ejercer sus facultades constitucionales en beneficio de los mexicanos; el poder judicial actualmente atraviesa una crisis de credibilidad a tal grado de que están más preocupados por conceder amparos para que las empresas puedan continuar con sus negocios aún y cuando las obras se hundan entre el lodo y el agua; el legislativo estatal atraviesa por un momento en el que los representantes populares que lo conforman buscan justificar sus inasistencias con asistencias a eventos en el que su presencia en nada benefician a los ciudadanos, y el ejecutivo busca demostrar su tibieza de hace años en la exposición de 400 supuestos aviadores en diversas instituciones públicas con el fin de cumplir con su obligación con el ejecutivo federal.

En el ámbito municipal tenemos regidores que llegaron al cargo gracias al voto por un proyecto de nación y municipal y que actualmente se encuentran velando más por los intereses de quienes les brindaron la oportunidad de obtener un cargo imponiéndolos por su servicio a una marca, cargo que hasta hace algunos años resultaba ser honorífico y que ahora es más disputado más por el sueldo que perciben que por las acciones que pudiesen realizar.

La simulación llevada a cabo en los cargos públicos ha rebasado la finalidad de los mismos, ahora los ciudadanos se ven representados desde cualquier partido por personajes que tienen el interés de cumplir a quienes señalan como patrones en lugar de cumplir con las facultades que nuestras leyes les brindan, a poco menos de un año, tenemos regidores, legisladores y hasta presidentes municipales cuyo objetivo es el de cumplir los caprichos de un grupo político, simulando asistir, proponer e incluso analizar los problemas que atravesamos como sociedad o como administraciones.

Los partidos políticos están obligados a transparentar los procesos de selección de sus candidatos si desean que en un par de años los ciudadanos vuelvan a confiar en los mismos, sobre todo aquellos que han accedido al poder gracias al rechazo a una forma de hacer política, de no hacerlo se encuentran obligados a repetir el mismo patrón que aquellos partidos que hoy se encuentran en la lona electoral. La simulación de la democracia no puede seguir siendo una prioridad.

Compartir