fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

Las ambivalencias del Gobernador


Las ambivalencias del Gobernador

Por Andrés Vera Díaz

 

Desde su llegada al poder, el gobernador Alejandro Tello mandó mensajes confusos, poco definidos y contradictorios acerca de la línea política que habría de ser el conductor de su administración.

En el contexto de un gobierno federal peñista, Tello debía asumir como es a ultranza, la sumisión práctica para transitar de forma natural y obtener los apoyos extraordinarios que ahora tanto se extrañan como los ramos 23, 33 y el 3×1; aunado al silencio complicitario por las graves acusaciones de diversos actores políticos contra su antecesor.

Inclusive, algunos tuits que expresaban rechazo tácito al actual presidente, dejando inclusive  a su esposa manifestar ideas fuera de base política pero con mucha ortodoxia clerical, alimentaban una representación muy cerrada de las viejas costumbres partidistas en contra de la transición a la izquierda.

Sin embargo, tras los problemas financieros heredados y a pesar de que Miguel Alonso obtuvo un cargo de tercera clase en el gobierno federal priista, dualidades se concentraban en discursos que parecían increíbles de asumir. Por un lado ninguna denuncia oficial, por el otro, declaraciones acerca de la irresponsable contratación de deudas a largo plazo que ahora asfixian a su quinquenio.

Se presumía que Zacatecas era beneficiario de los apoyos extraordinarios para el pago de nóminas magisteriales, desde la UAZ a los gremios de la CNTE y SNTE, también la obtención de fondos mineros sin reglas de operación claras y con absoluta opacidad; pero curiosamente, se requería de la compra de deuda con tasas de interés tan grandes, que tan sólo en 2 años, solamente se ha podido reducir alrededor del 15% del valor total de la misma.

Grupos afines al alonsismo, quienes impulsaron en legislaturas la contratación de dichos pasivos, tenían poca capacidad de gestión y callaban ante los cientos de millones en obra pública tirada al caño, los diezmos en éstas y la complicidad de un hermano que conducía los destinos de las arcas públicas.

Aunque el gobernador emprendió una campaña de austeridad bajo el compromiso de no contratar más deuda, no parecía tener un efecto palpable extensivo gubernamental, por lo menos, la corrupción parecía que tenía un freno importante, sino completa porque hasta conceptualmente es imposible, la opinión de la oposición le reconocía los esfuerzos de contención y que en la figura propia del mandatario, no se vislumbraban actos de cohecho.

La coyuntura presidencial cambió los escenarios en términos económicos. El cierre completo de la llave de ministración de recursos con poca fiabilidad comprobatoria llegó y fue algo que nadie pudo previsualizar a pesar de los discursos repetitivos de AMLO en que se combatiría el robo y desvío de recursos. Tibios posicionamientos contra el recorte se presentaron como formas de contrarrestar el repudio de grupos políticos al interior del gobierno hacia el nuevo jefe del Ejecutivo, sin planeación estratégica y sin cartas sobre la mesa, se exigían recursos que antes funcionaban como cajas chicas.

Poco a poco el discurso se ha modificado, desde la rechifla en la instalaciones de la FENAZA contra Tello organizada por David, Cuauhtémoc y secuaces, el gobernador ha mandado mensajes de sumisión al nuevo régimen. En Pinos, la bienvenida reiterativa y el llamado al trabajo conjunto era ya parte de una línea nacional de gobernadores tricolores que ahora sí, prevén la posibilidad de entregar administraciones a morenistas o arribistas, y es que, si EPN logró un pacto transicional como condiciones principales, la impunidad y el goce, ¿pues quién se quiere pelear ahora con AMLO?.

La presencia de Tello en Tijuana al acto de unidad por México ante la amenaza de Trump para imponer aranceles (que finalmente fue una celebración), tuvo como antesala una reunión de gobernadores priistas con el presidente, donde el apoyo al evento fue de tajo y sin menoscabo.  No podía esperarse menos luego de que finalmente, a cuenta gotas, la federación ha aportado recursos para la UAZ, el magisterio y ha expresado su apoyo a la construcción de la Presa Milpillas, pero ¿la rendición al nuevo régimen está completa?.

Una imagen parece expresar todo lo contrario. La festividad del Zacatecano Migrante en la Ciudad de México en la que se concentran funcionarios, alcaldes y exgobernadores dejó en el aire la sensación de que la impunidad de su antecesor llega a tal grado, que se menosprecia el repudio social hacia el exmandatario Alonso. El año pasado, algunos exjefes del Ejecutivo asistieron, entre éstos, la otrora perredista Amalia García, en esta ocasión, de forma por de más increíble, se resaltó la presencia de Miguel acompañado de su esposa y la de Tello.

Tan sólo un día después de con la presencia, apoyar un evento meramente populista de AMLO, la estrategia comunicativa social se desfonda con las fotografías al lado de su exjefe en la administración pública e impulsor al Senado. Por lo menos 5 denuncias contra éste como lo ha confirmado la propia Fiscalía local, rechazo social generalizado y la aprobación en la Cámara Alta para que la FGR atraiga las investigaciones pesan sobre su espalda, pero llega a tal grado el cinismo, que se placea en eventos multitudinarios con singular compañía, un gobernador que ha reprochado niveles de endeudamiento asfixiantes para su propio gobierno.

En las formas está el fondo. ¿Cómo es posible que un mandatario al que no se le achacan actos de corrupción directa, que coquetea con la Cuarta Transformación, al día siguiente de responder a un llamado de su némesis política se coloque en la palestra de la crítica por una compañía indeseable?. Más allá de los protocolos de la festividad, en los que pues se extiende la formal invitación a exgobernadores, apartarse de una figura menospreciada por su propia conducción era pertinente. ¿Pero, qué acaso darle la vuelta al asunto provocaría la rabia del alonsismo incrustado en su gobierno?. ¿Qué es más conveniente, la salida digna de un quinquenio aportando a la posible transición o bandear entre dos fuerzas que seguramente terminarán pactando en el 2021?. En la forma está el fondo

Compartir