fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

David y la irónica pelea contra Grupo Plata


David y la irónica pelea contra Grupo Plata

Por Andrés Vera Díaz

Grosero convenio por 7 millones 820 mil pesos anuales, que representan 651 mil 688 pesos mensuales entre la marca radiofónica Grupo Plata y el Gobierno del Estado fue exhibido en redes sociales por grupos afines a David Monreal.

El pretexto, audios que ese medio de comunicación elaboró para su tradicional quema de Judas en la que satiriza a personajes políticos como una costumbre anual y se “quema” a los mismos mientras el clip se escucha de fondo.

En éste, la burla a David Monreal fue precisamente eso, retocando el tema que no pasó desapercibido en el proceso electoral pasado, una grabación que fue filtrada entre Ricardo y él, advertía que el candidato a Gobernador no había asistido a un mitin político, el hermano mayor prácticamente ordenaba a su cachorro, se levantase del letargo y se pusiera a trabajar.

Quedó entonces, como una anécdota burlona en la voz popular, que David era un “huevón” (o sea flojo para decirlo de forma clara). ¿Candidato a Gobernador que no se levanta temprano para hacer campaña?. Ël se ganó a plomo un apodo, una impresión generalizada de que prefería las sábanas a ganar una gubernatura. Esa fue una de las principales razones de su caída en los últimos días de la elección.

Ahora, David y sus allegados se han sentido ofendidos por un clip de audio burlesco, en el que finalmente, se da cuenta de una verdad innegable. Aprovechando conexiones para obtener de forma rápida el contrato, bastante apresurada para iniciar una guerra mediática contra el grupo radiofónico, hasta la propia síndico del Ayuntamiento capitalino publicó el contrato anteponiendo su preferencia política a su estricta labor como funcionaria. El pretexto parece ideal, un contrato realmente millonario, que ofende a muchos otros medios, cuyos representantes se preguntan si en realidad las frecuencias de la marca tienen un grado de penetración e influencia como para recibir casi 8 millones de pesos. Sin embargo, aquí yace la debilidad de la guerra, ¿cómo es posible que David y allegados se quejen de un burlesco audio argumentando que un contrato millonario condiciona una campaña de desprestigio?.

Veamos algunos puntos para desmenuzar: La inferencia de que millones contractuales envilecen el trabajo comunicativo se basa entonces en una cultura general de quien recibe dinero está obligado a obedecer órdenes directas e incuestionables. Esa idea pues, podría representar que aquellos que son beneficiados por “convenios” de palabra con el propio David, también son esclavizados a publicarle sin contradicción, a no tener el derecho a criticarlo por ninguna acción dudosa (y vaya que David y equipo son expertos en hacerlas, en este espacio hemos dado cuenta de muchas). Precisamente para que no quede registro del asunto, y como justificación a que un funcionario de la administración federal no puede realizar convenios a título personal (llámese David o Verónica), realizan acuerdos con medios de forma oral no expresada por escrito. Negocio redondo, no hay prueba documental aunque la realidad sea otra. Inclusive, se atreven a convocar a muchos reporteros para los eventos del excandidato utilizando vehículos con logotipos oficiales. ¿Esto está permitido por la SEDER?, ¿forma parte de una política de comunicación?, ¿de dónde salió el vehículo, quien lo autorizó?, ¿cuánto se gasta en gasolina y chofer?, ¿hay una partida presupuestal para eso?.

Añadamos el hecho que un medio de comunicación oficial monrealista comenzó a obtener contratos con entes públicos y cuyo dueño forma o formaba parte del círculo cercano con David Monreal. Convenios más altos que otros de mayor trayectoria fueron elaborados bajo el cabildeo de diputados en la Legislatura pasada que tienen aún nexos con la marca fresnillense. No solamente ahí, hasta en el propio Gobierno del Estado han obtenido contratos y bastante jugosos. Que irónico, ahora advirtiendo convenios millonarios pero sus medios también han sacado raja del recurso público. Además, también obtienen ingresos de ayuntamientos preferentemente con aquellos cuya conexión política es directa con David y Ricardo.

Seamos claros entonces, ¿Saúl Monreal no contrató publicidad en medios?, ¿Ricardo Monreal no hizo lo propio en la delegación Cuauhtémoc o como gobernador de Zacatecas?. ¿A quiénes les dio y por cuánto?. Preguntas obligadas y cuya respuesta también querrá ser negada por varios medios. Seguramente recibiré reproches, pero, “no soy monedita de oro para caerles bien a todos”, AMLO dixit.

Y qué decir de contratos millonarios que realizó el coordinador de senadores de Morena cuándo fue delegado a amigos de la hija. Ahí callan los monrealistas, menos los medios nacionales que entienden que un contrato no condiciona la información.

Sin embargo, hay que advertir también, que si a un solo medio se le otorgan contratos exacerbados, ¿cómo andarán las cifras con otros?. En esa bolsa yo no entro, convenio de 20 mil pesos mensuales con Godezac es la justa medianía, de ahí se va una buena parte en ISR, yo si pago mis impuestos y a las pruebas me remito. Otros medios de los llamados “grandes”, tienen un sinfín de demandas por despidos injustificados, por baja salarial y por la no erogación de prestaciones como IMSS e Infonavit.

Seguramente este texto molestará a una gran cantidad de personas, pero el que nada debe nada teme. Mi contrato puede ser transparentado, digo, ahí está la plataforma para tal efecto y si no, ya hice público mi monto. Eso no me condiciona a nada y debo admitir que jamás he sido presionado por nadie para no publicar una crítica (ahí están las columnas y notas) o al contrario, darle preferencia a un acto o personaje en particular. Esta “rebeldía” me ha ocasionado muchos problemas, pero una gran satisfacción, una independencia real que me permite ser crítico de forma extensiva. Ni soy el mejor reportero pero tampoco soy el peor. El gran valor es no dejarme chantajear por nadie y exigir el cumplimiento de mis convenios, porque se vende la publicidad, no mi línea editorial ni mi forma de pensamiento.

Compartir