fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

De extorsiones y chantajes


De extorsiones y chantajes

Por Andrés Vera Díaz

La ética profesional no está vinculada con los vicios de poder ni con la ambición particular. La costumbre mata a los hombres, sobre todo cuándo se enfrasca y sustenta en una reputación mal habida ganada a pulso.

Casos suenan aquí y allá, sobre todo en la clase política que basa su mantenimiento en la promesa como muestra de voluntad, de compromiso y responsabilidad social, pero que en los hechos, dista de la realidad imperante.

Sin embargo, en muchos entes existe la simulación como forma de vida. Es casi una filosofía práctica argumentada y representada en la cultura de la corrupción e impunidas promovida por cochupos políticos.

Dicha vicioso estilo de conducción, ha penetrado a los gremios que como principal responsabilidad tienen la defensa de los derechos, la igualdad y el respeto a la legalidad. Lamentablemente, el periodismo no queda exento de esto en contextos nacionales y locales.

Muchos comunicadores o periodistas han acostumbrado su habilidad de investigación para chantajear y extorsionar bajo la perspectiva de que no solamente los de arriba pueden robar, y bajo la premisa de que la información es poder, ejecutan con vulgaridad su intelecto para ser vividores de tiempo completo.

A razón de que un empresario hotelero denunciara un intento de extorsión, se denuda lo que era un secreto a voces y que fue aplaudido en ámbitos comerciales, políticos y en los mismos medios (aunque muchos continúan con la soberbia de que son amparados por trincheras de poder), la mayoría ha decidido deslindarse de relaciones interpersonales.

750 mil pesos la cifra para callar a pesar de un discurso populista contra un exgobernador en la búsqueda de justicia por una corrupta administración, fue la motivación suficiente hasta para entablar una demanda en el vecino país norteño y no es para menos, la oportunidad de confabular contra un repudiado personaje parecía el pretexto ideal para hacerse de una buena cantidad de dinero. Sin embargo, no es al único que se le ha jugado tal treta, diversos políticos han caído en la trampa de la extorsión, por algo será.

 

Extorsión narrista

Curiosamente, en contextos políticos también existen prácticas similares que tratan a toda costa de hacerse de millones de pesos  sin el uso de la pluma, por el contrario, es la palabra hablada la herramienta eficaz para chantajear empresas.

Es el caso de un Frente de Comunidades Afectadas que opera en Mazapil y que liderea un personaje cercano a José Narro Céspedes, cuya distorsión mediática confunde a la población que no ve el beneficio directo de “la defensa de sus derechos”. Dicha organización busca que en cada mesa de diálogo ante la “catastrófica” operación minera, se compense con grandes cantidades de efectivo al cambio del glorioso silencio.

Disfrazados de luchadores sociales y de defensores de los oprimidos, el Senador José Narro y su escudero de al menos 30 años Felipe Pinedo, se han dedicado a sacar ventaja económica de cualquier conflicto social -que dicho sea de paso, ellos mismos provocan- . Los más recientes: La Presa Milpillas y económicos con los transportistas de Grupo Modelo y Peñasquito.

En este último su estrategia mediática ha sido argumentar la contaminación ambiental y la escasez de agua de Mazapil atribuida a la operación minera. Hace unos meses aquí en Periometro le presentamos pruebas de que dichos personajes con la complicidad de un doctor de la UAZ, montaron todo una pantomima para pretender hacer pasar como real una supuesta investigación científica acerca de los efectos de la actividad minera en la zona. Lo anterior con la intención de ir preparando el terreno para luego acusar a Peñasquito de causar daños ambientales que luego pretenderían monetizar. Es decir, tomando su papel de representantes de las comunidades, pretenden cobrarle a la mina por los impactos ambientales (que son reales porque ¿qué actividad minera no los propicia?), pero que son supuestos daños ecológicos  como tal sin la comprobación de la rigurosa cientificidad.

Y sin ir más lejos durante el fin de semana movilizaron al grupo de transportistas locales para que se manifestaren frente a la presidencia municipal mientras Felipe Pinedo, Ascención Carrillo y demás líderes de CAVA se sentaron en una mesa de negociación con directivos de Peñasquito. Lo desfachatez fue tal que mientras los transportistas locales gritaban consignas pidiendo regresar a su trabajo, Felipe Pinedo amagaba pidiendo dinero por pérdida de ganancias, y evidenciando su interés para que transportistas foráneos sigan participando de manera activa en el traslado de materiales.

Por lo pronto al tal Asuncion Carrillo le va a salir más cara la movilización que el apoyo narrista sin fortaleza social porque lo que antes pensaba que repartiría solo entre él y sus cercanos como Rigoberto López, Comisariado, Ejidal de Cedros y Jorge Vazquez, pues ahora tendrá que alcanzar también para “los luchadores sociales”. Lo que no calculó fue que las porciones van de cuerdo al rango público que ocupa cada uno.

Compartir