fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

La mesa de los candidateables


La mesa de los candidateables

Por Andrés Vera Díaz

Fue un sábado amable en términos políticos, el cumpleaños 58 de Alfredo Femat en una recóndita quinta de la capital comenzaba a avizorar un mensaje de cordialidad y unidad en torno a luchas colectivas y proyectos individuales pero sin socavar el capital de grupos de poder.

Por lo menos el 70 por ciento de los directores de la UAZ, más los propios José Narro y Saúl Monreal sentados en la misma mesa. Grupos contrarios universitarios escuchando anecdotarios sobre la negociación de los 250 millones, y un Ulises Mejía en su papel de alcalde, sin menospreciar pláticas ni saludos. Antonio Guzmán custodiado por su secretario general Rubén Ibarra así como por Ángel Román, ambos los más serios candidateables a la sucesión en la universidad.

Exlíderes sindicales del SPAUAZ, los actuales del STUAZ y una singular estructura paralela bipartidista escuchó con atención el mensaje de Femat, dando su lugar a los participantes del acuerdo para el apoyo extraordinario de la UAZ, asumiendo una postura protagónica pero compartida, inclusive, advirtiendo que el propio menor de los Monreal es considerado un amigo para la máxima casa de estudios.

Narro, como es ya una costumbre, llegó tarde a la reunión, pero tuvo su momento, concesión de micrófono durante media hora, se centró en el tema de la universidad cuestionando aún junto a Femat, que la Federación podría otorgar otros cien millones. Aplausos, risas y complicidades se tejían. El momento emotivo para dar el mensaje nacía. La fotografía que habría de circular rápidamente en el “feis” de Ulises era tomada. Todos sonrientes, ninguna muestra de forzamiento ni condicionamiento. El mismo alcalde capitalino conversaba con el fresnillense. Era como una especie de orgía cariñosa, amorosa. “Amor con amor se paga” decía un personaje siniestro, curioso que ese axioma se practique fuera de casa.

Las preguntas entre un menú sencillo circulaban. Saúl y Narro van pese a especulaciones en contra. Otros arengaban la idea que Femat se suba a la palestra. “Tiene con qué” advertían entre las notas de media hora de mariachi. Sigue en el aire la idea, aunque en el contexto nacional el PT parece que tiene asperezas con Morena, una candidatura factible potencializa más que otra virtual, que promete dinerales a diestra y siniestra, pero que en la mesa no logra ni la mitad de lo jurado.

“Hay más opciones” sugiere un académico ante la sonrisa complaciente de Narro y Saúl, quienes en el afán de consensar no pueden ahora presentar perfiles únicos, proyectos meramente individuales. Es temprano aún, pero contrarrestan el sectarismo de David, enclaustrado en un grupo minimizado por un sinfín de errores políticos.

Al día siguiente, una rueda de prensa con el presidente estatal de Morena, reafirmando el apoyo a Andrés Manuel, mientras los demás callan, la muestra de unidad se hace presenta pues Narro acude a la convocatoria de medios. Además se repite el mensaje de un día anterior, “la UAZ podría obtener cien millones adicionales”.

No hay mal que por bien no venga. Entre la desesperación de un grupo por figurar, otros realizan política de fondo y forma, palbable, con resultados. Bajo esa tónica será el objetivo. De nada sirve prometer al aire sin bajar a tierra. El propio Femat lo dijo “Narro tiene muy buenos conectes en el gobierno federal”. El binomio da frutos. No es lo mismo que te digan a que huelen las rosas y asomar la nariz a un ramo.

Compartir