fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

RDN, una agrupación más en busca de impunidad y negocio


RDN, una agrupación más en busca de impunidad y negocio

Por Andrés Vera Díaz

Fue presentado en Zacatecas el Comité Directivo Estatal de Renovación Democrática Nacional, una organización política que para ayudar a los gobiernos en la gestión y resolución de problemáticas indistintamente de colores partidistas. Ese, junto a la construcción plural de un orden en favor de la generalidad, fue el postulado central en el solitario encuentro en un hotel de la ciudad.

Con una lona multicolor arengando a la unidad colectiva, las primeras impresiones de este movimiento – el cuál por cierto fue mostrado en Aguascalientes por la presidenta estatal del PRI, Norma Esparza Herrera – es formar una corriente alterna al tricolor que logre amalgamar el descontento público a los partidos políticos y a los detractores del gobierno de AMLO desde la base social, desde el barrio y la comunidad.

Una estrategia que copia y emula el origen propio de Morena, sustentada en que el partido que ahora gobierna la República, también fue creada desde plataformas priistas, perredistas, petistas y uno que otro panista; sin embargo, aunque el clon pretende identificarse con causas comunes, la realidad es que el trasfondo es otro.

Promovida por personajes con asociaciones y actos de corrupción en sus respectivos centros de trabajo, sin un posicionamiento crítico de fondo y forma, tratando de paliar necesidades básicas de la población con los mismos recursos gubernamentales y sin atacar los orígenes de esos mismos males, RDN buscará ser una simple plataforma electoral para las elecciones venideras, y como es costumbre, si resulta continúan, sino se convierten en una asociación civil más.

La conformación política del PRI se basa precisamente en organizaciones que “atienden” sectores sociales con necesidades específicas. La adherencia de Antorcha Campesina por ejemplo, aunque la intención siempre ha sido la administración de la pobreza y cotos de poder fomentando una relación de oferta – demanda política – electoral.

La base “ideológica” de RDN es la misma, pero con la curiosa distinción que buscan consolidarse más en sectores urbanos de clase media y baja, añadiendo aportaciones políticas indistintas, aunque reconoció el propio presidente de esta organización, el exalcalde priista Arnoldo rodríguez, que a pesar de su paso por diferentes institutos políticos, ahora se mantendrá como afiliado al tricolor, y eso, aunque no está del todo peleado con la conformación de estructuras “ciudadanas”, deja entrever en la costumbre de su trayectoria, que el negocio es la sustancia, del químico activo.

Con múltiples observaciones en las cuentas públicas de cuando fue alcalde, emitiendo pagos indebidos a colaboradores, sobrecostos en obras públicas y una reputación de presidente municipal faltista, cuya principal característica eran múltiples viajes a los Estados Unidos, Rodríguez fue presentado como la cabeza de RDN en Zacatecas por uno de los implicados en la Estafa Maestra, el propio Marcos Ibarra.

Dicho personaje forma parte de los exfuncionarios de la Sedesol que firmaron convenios vinculados con el presunto desvío de recursos públicos en el esquema conocido como La Estafa Maestra, cuando Rosario Robles Berlanga era su titular. Los funcionarios que tuvieron cargos en Sedesol y Sedatu firmaron 28 convenios, por 3 mil 258 millones de pesos, con universidades y organismos de comunicación entre 2013 y 2016 en ambas dependencias.

La ASF presume que dichos convenios son parte del mismo modus operandi ocurrido en Sedesol y Sedatu, en el cual, de acuerdo con la investigación de La Estafa Maestra, las dependencias hicieron acuerdos con las instituciones públicas para hacer supuestos servicios, éstas instituciones a su vez subcontrataron a empresas irregulares que simularon el servicio, o no los realizaron, y los recursos públicos desaparecieron.

Marcos Salvador Ibarra Infante fue director general adjunto en la Unidad de Coordinación de Delegaciones de la Sedesol, y firmó el convenio UCD.33901.014/2015 con la Universidad de Zacatecas en junio de 2015, que forma parte de otra denuncia penal interpuesta en 2017. En la Sedatu, ya como director general de coordinación de delegaciones, Ibarra Infante firmó cuatro convenios con la Universidad Politécnica de Chiapas el 13, 15 y 16 de octubre de 2015 y uno con la Politécnica de Quintana Roo el 31 de diciembre de 2016, que suman 313 millones de pesos.

El binomio tanto de Rodríguez como de Ibarra se gesta ya en cargos públicos el 27 de octubre del 2017 cuando el segundo toma protesta del exalcalde como delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), justo cuando el ahora secretario general de RDN era el coordinador de delegados de la dependencia.

Hasta donde se sabe, Ibarra tiene cuentas pendientes con la justicia por su participación directa en los convenios que formaron parte de una de las más grandes estafas armadas contra universidades desde el mismo gobierno, y la creación de un frente nacional y local en “favor de la justicia social”, no es que más la moneda de cambio para minimizar y negociar impunidad directa.

Tenga usted cuidado con quien se asocia.

Compartir