fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

La diferencia de gobernar y ser oposición: Los problemas de AMLO en sus primeros días de gobierno


La diferencia de gobernar y ser oposición: Los problemas de AMLO en sus primeros días de gobierno

Por Víctor Márquez

A finales del siglo XVIII el economista y filósofo escocés publica uno de los libros de economía más célebre en la historia moderna; “La riqueza de las naciones”. Dicha obra ha sido un pilar clave en el desarrollo de la sociedad moderna, y sobre todo del capitalismo. Dentro de esta obra se desarrolla principalmente la teoría de la división del trabajo, en ella resaltaba la importancia de que cada trabajador tenga un rol distinto en cada parte del proceso productivo. Si bien esta teoría era aplicable a la producción, bien podríamos adaptarla a la política mexicana durante los últimos treinta años. El partido en turno dentro del gobierno federal se dedicaba a “gobernar” (los resultados en cuanto a pobreza, desigualdad y acceso a servicios públicos de calidad hacen obligatorio entrecomillarlo), y la oposición, principalmente la izquierda, tenía el rol de cuestionar, demeritar y tratar de detener cuanta cantidad de iniciativas se pudiera.

Uno de los principales actores dentro de la imagen de oposición ha sido Andrés Manuel Lopez Obrador, en conjunto con algunas otras figuras como Cuauhtémoc Cárdenas o el polémico Diputado Fernández Noroña. Y es que el ahora presidente no dudaba en manifestarse cuando pudiera en contra de cualquier reforma propuesta por Peña, estrategia formulada por Calderón o declaración dada por Vicente Fox. Hoy por hoy, la cara de la moneda es otra y Andrés Manuel, y la izquierda mexicana se encuentran en el gobierno federal por primera vez en la historia y a menos de cuarenta días de haber tomado protesta, se ha topado con la difícil realidad de tener que gobernar en medio de cuestionamientos, polémicas y detractores.

La primera polémica llegó, de manera previsible e incluso antes de tomar protesta, con la consulta y posterior cancelación del NAICM. Una de las principales propuestas de campaña llegó de manos de una consulta realizada en diferentes puntos del país. Inmediatamente salieron las voces que decían que la consulta no contaba con marco legal alguno o incluso de la falta de organización y mecanismos que hacía que una persona pudiera votar en más de una ocasión, por lo que el entonces presidente electo tuvo que salir a defender la encuesta como “la voz del pueblo”, argumentando que es una encuesta en la que no se gastaron “millones de pesos”.

Después llegó la toma de protesta, con un sinfín de reprobaciones (incluso en la ceremonia misma) por la invitación del presidente venezolano, Nicolás Maduro, seguido de la poco convencional ceremonia realizada en Palenque para la “Anuencia del Tren Maya”, a la que los detractores han tachado de “populista y ridícula”.

Poco tiempo después llegó el deceso de Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle, gobernadora y ex gobernador del estado de Puebla. Inmediatamente, los opositores del AMLO clamaron por “justicia” y exigieron investigaciones a fondo para aclarar las causas del terrible accidente, e incluso ha habido voces que culpan al gobierno federal de ser una venganza política por lo acontecido en las elecciones estatales. Ante tales protestas el mandatario decidió no asistir al funeral y llamó “fascistas” y “mezquinos” a los que responsabilizan a su gobierno ante tales hechos.

De igual manera, el EZLN se pronunció en contra de la construcción del tren maya, declarándose opositores de AMLO, y reviviendo así las llamas de un movimiento que cumple 25 años.

Por último, en épocas que políticamente suelen ser tranquilas, el ejecutivo decidió emprender una campaña contra el “Huachicol”, al ordenar el control de los ductos de Pemex por parte del Ejército y la Marina, con lo que, como menciona Salvador García en El Universal, se abrió una “caja de Pandora” que no solamente ha generado un desabasto en varias zonas del país, sino un un descontento general.

No cabe duda que hay una gran diferencia entre el gobernar y ser oposición, aunque AMLO parece tener en orden al menos lo que está en su control, pero no se puede negar que el gobierno actual está generando una división de opinión entre los que están en su contra y los que lo defienden a capa y espada, ante decisiones que parecen ser positivas, (en combate a la corrupción, democratización, desigualdad y hasta en inclusión financiera) al menos en la intención y en el imaginario popular, pero con estrategias que han sido cuestionadas por distintos analistas políticos, movimientos o inclusive Banco de México, que no dejan más que dudas en si esto será un cambio verdadero, o si será otra esperanza fallida como lo resultó ser Vicente Fox.

No se debe de olvidar que ha sido el presidente con mayor legitimidad en esta democracia moderna mexicana con más de la mitad de los votos a su favor.

Punto y aparte, agradecer a Periometro por permitirme realizar esta pequeña columna, en homenaje a la Novela del mismo nombre de Mark Twain, en donde satiriza la avaricia y corrupción política de su tiempo.

Compartir