fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

David Monreal: el desastre en Morena Aguascalientes, las relaciones familiares, priistas y en la LXIII Legislatura de Zacatecas


David Monreal: el desastre en Morena Aguascalientes, las relaciones familiares, priistas y en la LXIII Legislatura de Zacatecas

Por Andrés Vera Díaz

Ayer jueves, una toma hecha por porros contratados, suscitó una crisis en Morena Aguascalientes planeado por David Monreal. Con cadenas, supuestos “priistas” impidieron el acceso al inmueble a varios consejeros de este partido que no son afines al monrealismo.

Desde temprano, las oficinas  fueron ocupadas por gente que mandó Aldo Ruiz, (Presidente saliente del partido y peón de David); de hecho, su chofer, Jorge Hernández, fue quien les abrió la puerta y hay evidencias de que sustrajeron varias cajas con documentos antes que dejar a los golpeadores dentro denunció uno de los consejeros que permanece en este momento a las afueras del  edificio.

El hecho, pretende que los consejeros “rebeldes” (19 de 30), impidan que Raúl Reyes Agüero sea nombrado delegado especial, supuestamente encargado del partido bajo la tutela del exsenador petista y quien no tiene un documento que avale la pretensión, puesto que el año pasado, el Consejo Nacional de Morena acordó no realizar elecciones internas a nivel nacional para noviembre del 2019. Reyes es incondicional del exgobernador Carlos Lozano de la Torre (otro compadre de Ricardo Monreal) y por tanto, no representa la voz y el sentir del movimiento que encabeza Andrés Manuel López Obrador señalaron algunos de los fundadores del partido.

Fernando Alférez Barbosa, consejero y secretario de organización quien en su momento fue desconocido por la dirigencia nacional (dado que David buscó la manera que fuera destituido), informó que anoche fue oficialmente ignorado el nombramiento de Reyes Agüero y responsabilizó de esta inestabilidad política de Morena al ahora súper delegado Aldo Ruiz, impuesto por David, al más puro estilo de la familia, como en el caso de Zacatecas con Verónica Díaz.

Contextualicemos. Aldo Ruiz en octubre cumpliría tres años de su encomienda. En ese tiempo, se realizó las elecciones de la Presidencia de los Comités estatales y él quedó elegido. En un consejo integrado por 30, 15 se fueron a juicio porque impugnaron la legalidad de la asamblea. Esto le dio inseguridad a Aldo quien no pisó el partido en un año. Ruiz fue apoyado en su momento por Nora Ruvalcaba, primera Presidente de Morena en Aguascalientes, sin embargo, Ruiz se ausentó de las campañas de 2015 – 2016, sirviendo solamente como tenedor de la chequera de David, lo que ocasionó el repudio de las bases.

Quienes defendieron a Ruiz, le armaron toda le estrategia ante tribunales para asegurar el triunfo, cuestión que finalmente se logró pero durante todo su primer año se fue sin apoyar a Nora, quien se había lanzado como candidata a Gobernadora. Luego, cuando David llega como enlace en 2016, quita a dos de los tres coordinadores distritales afines a Nora, con actitudes facciosas para armar su estructura con la consigna de cortar la cabeza de la primera Presidenta, quien ya se había rebelado ante el cacicazgo. Así la historia durante ese año y el siguiente. Para 2018, con la alianza PT – PES – Morena, David se encargó de imponer las candidaturas con gente allegada al exgobernador priista Lozano, por su relación de compadrazgo con Ricardo, desplazando a los fundadores originales.

En ese entonces, Aldo Ruiz regresa al partido pero solamente para firmarle la chequera a David y cuya bolsa era de 350 mil pesos mensuales aproximadamente. En la etapa que se ausentó, algunos morenistas señalaron que se convirtió en allegado para la protección de los intereses de Eulogio Monreal Ávila, quien fuera nombrado rector de la  Universidad Politécnica de Aguascalientes (UPA), en tiempos del Gobernador priista, Carlos Lozano de la Torre (reitero, compadre de Ricardo Monreal). Curiosamente, la esposa de Eulogio de nombre Alicia Lugo, fue diputada por el PRD en tiempos de Monreal como jefe del Ejecutivo en Zacatecas.

El asunto comienza a tejerse con la práctica pura familiar ya más asentada en 2018, David empezó a meter gente allegada a trabajar al Congreso de Aguascalientes, (me recordó el de Zacatecas), y comienza a pedir espacios bajo el pretexto que la legislatura local sería mayoriteada por Morena, como Rodrigo Mireles, un chavo panista zacatecano, de los tantos cargamaletines que tienen los Monreal. Con la típica voracidad de David y Ricardo, también integran al Comité del partido de esa entidad a Roxana Muñoz Gonzalez como contadora, cobrando un sueldo de 28 mil pesos mensuales para que le llevaran las finanzas a los aludidos. Bueno, tan bien hizo su chamba firmando cheques de las prerrogativas del partido, que fue premiada y actualmente Roxana es diputada local en la LXIII Legislatura de Zacatecas bajo la vía plurinominal.

Pero continúa la historia. Aldo sólo firmaba los cheques y Roxana hacía el tejemaneje de las finanzas. Inclusive, los proveedores del partido en Aguascalientes eran de Zacatecas. Se encargaban de comprar vales de gasolina (imagínese usted en que gasolinerías) y eran requeridos en algunas de aquel estado. De igual forma, la renta de autobuses para mítines de la marca familiar. También cobraba 28 mil pesos mensuales, una persona para manejar supuestamente las redes del partido, de Zacatecas igualmente.

Bueno, se viene la imposición de candidaturas y la condición de David era que fueran puros cercanos de Lozano y no del equipo fundador del partido. En ese entendido, la catapulta para Aldo Ruiz que fue dejar pasar a todos los “dedazos”, era que se convertiría en el superdelegado. Esto, más la pretensión de imponer a Raúl Reyes como el nuevo Presidente detonó el conflicto que mantiene la sede a puertas cerradas.

La pugna, resguardada por porros con cadenas y bates de beisbol, ha manifestado otra ola de indignación entre las bases originales de Morena Aguascalientes que han decidido otro movimiento antimonrealista a la par de Zacatecas. Y es que en el Congreso Nacional pasado, se decidió que no habrá elecciones y que los órganos prorrogarán su encargo hasta 2019 y quienes tuvieran puesto en la administración pública deberían renunciar a su cargo, (caso de Aldo Ruiz), pero que entonces, se elegirían delegados especiales, sin embargo es facultad del ejecutivo nacional, pero como el INE no ha validado para proceder con las reformas no se puede emitir ningún nombramiento, (como pretende Reyes Agüero argumentar e imponerse). El susodicho dio una rueda de prensa en Aguascalientes señalando que él había sido nombrado “encargado”, pero estatutariamente no existe esa figura, sino que quien debe entrar al relevo es el secretario general de nombre David de la Cruz. Lo curioso es que Aldo Ruiz ni siquiera ha renunciado al partido a pesar de que ya es superdelegado en funciones, si no con el soporte constitucional, si con la premisa moral, por lo que tendría que separarse como Presidente del instituto político.

Así acontecen los actos en un partido, que amparados en la figura moral de un Presidente, han creído bajo la idiosincrasia monrealista que pueden hacer y deshacer a su antojo, colocando peones, manejando recursos a su antojo sin rendir cuentas, desplazando la legitimidad de los lopezobradoristas, manipulando la esencia de Morena, pervirtiendo como les es particularmente conocido como forma de praxis política. Esto es el monrealismo.

Compartir