fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

Los 750 millones de pesos


Los 750 millones de pesos

Por Andrés Vera Díaz

Zacatecas, Zac.- El gobierno estatal pidió a la Federación 750 millones de pesos para el cierre del año a fin de cumplir obligaciones como el pago de salarios y aguinaldos, sobre todo en el sector magisterial de la entidad. Sin embargo, hubo negativa en la reunión de la Conago a la cual el Gobernador Alejandro Tello asistió y escuchó la contraria solicitud.

Ante tal situación, la corresponsabilidad es inherente, ¿quién es el culpable de la falta de liquidez del gobierno estatal?, ¿los legisladores salientes que no lograron gestionar, los actuales, los que endeudaron a Zacatecas, los que incorporaron la nómina magisterial al estado?. Me parece que la respuesta es, todos. Obviamente, desde diferentes grados y ópticas.

El discurso de AMLO sobre austeridad parece que va en serio, aunque diputados locales no lo entiendan, entre ellos los de Morena porque hasta incremento presupuestal proponen, la realidad es que los rescates financieros no podrán ser como antaño, al contrario, la recaudación local y la reingeniería en el gasto tendrá que ser un tópico primordial para requerir dinero.

No cabe duda que Zacatecas ha sido un estado muy dependiente de la federación, ante la baja promoción económica en casi todos los departamentos, y eso ha sido una constante en la historia, el mismo Secretario de Finanzas lo reconoció, pero ante la política del nuevo presidente, ¿qué debe hacerse entonces para salir de las obligaciones financieras?.

Una reingeniería sustentada en la baja del gasto corriente del ejecutivo será sin duda una opción, pero estarán realmente las dependencias, burócratas y organismos dispuestos a apretarse el cinturón?. Parece que el paquete económico del estado 2019 dice que no.

La estrategia de Tello pretende responsabilizar al nuevo gobierno federal una política de austeridad local que no se sustenta en la eliminación de privilegios como los bonos discrecionales a funcionarios de alto y medio nivel hasta por 700 millones de pesos anuales, además del patrocinio a equipos de fútbol que cuestan 50 millones por año y cuya real propiedad es de los hombres más ricos del mundo. Ahí están los 750 millones “faltantes”.

En 2015, la respuesta para el problema fue otro megaproblema que ahora causa estragos, con la mayoría de la aplanadora priista en ese entonces, se aprobó un empréstito por 2 mil 050 millones de pesos. Con esta aprobación se garantizaban las prestaciones de más de nueve mil trabajadores de la educación, pero ahora que la deuda supera en total los 6 mil 900 millones de pesos, y cuyo pago de intereses en la administración de Miguel Alonso fue por 2 mil 600 millones de pesos entre comisiones e intereses y sólo mil millones de pesos de comisiones, una brutalidad para un estado como Zacatecas. Para este año se contempla pagar por este rubro 954, 946,085.00 millones.

Entonces, ¿la falta de liquidez de quién es la culpa?. El discurso actual contrasta, por una parte una estrategia para corresponsabilizar a la Federación y por otra, el olvido de las malas administraciones anteriores. La costumbre ante la codependencia de los gobiernos de la República se hace notar y aparentemente, la solución debe otorgarla una administración que tiene una semana en el poder y al que aún no se le aprueba el paquete económico 2019.

Sin embargo, “hay una luz de esperanza” dijo Miranda, la salida del túnel que tiene un flashazo político, podrá mermar sin duda los intereses de Morena en su conjunto sobre la legitimidad social. Ahí el amparo en el discurso de Tello, que habló de no confrontaciones y sí de cerrar filas. El dinero tiene que llegar, pero también la reducción del “gasto no programable” que asciende a 2, 921, 394 millones de pesos y cuya discrecionalidad es una práctica común.

Miranda se ha enfocado en aplicar un plan de austeridad que ha dado resultados en ciertos rubros, como la reducción de un 20 por ciento de los integrantes del gabinete legal y ampliado; así como el inicio de un Programa de Retiro Voluntario para los trabajadores y la prohibición de nuevas contrataciones. La reducción en el gasto corriente como uso de gasolinas, pago de celulares y otros departamentos como la publicidad a medios, los cuales han permitido el ahorro de algunos millones de pesos, pero la deuda de Alonso dejó una catástrofe financiera.

Pero lo dijo Alfonso Ramírez Cuellar, “los gastos que no tenían reglas de operación también serán eliminados, toda vez que no se tolerará la dispersión de recursos sin reglas de operación y con base en el clientelismo”. Por lo pronto, el Gobierno Federal debe entra al quite. Al tiempo.

Compartir