fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

La advertencia a los Monreal y las herencias de los Alonso


La advertencia a los Monreal y las herencias de los Alonso

Por Alfredo Valadez Rodríguez / Especial para Periómetro

Corría el mes de marzo de 1998, cuando Andrés Manuel López Obrador, entonces dirigente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), acudió a la plaza de armas de Zacatecas, para en un evento masivo, tomar protesta como candidato a la gubernatura del estado a Ricardo Monreal Ávila.

Ricardo Monreal Ávila tenía unas semanas de haber renunciado al PRI, luego de que la dirigencia nacional de ese partido, le negó la posibilidad de participar en el proceso interno porque se había decidido imponer como candidato único a José Marco Antonio “Pepe” Olvera Acevedo. Pero el carisma y los votos (hasta de la propia base priista), los traía Ricardo Monreal.

Fue así como el PRD convirtió a Ricardo Monreal Ávila en su candidato a la gubernatura, “Un Error Convertido en Acierto”, fue su lema. Pero cuando López Obrador le tomó protesta a Ricardo Monreal Ávila ante miles de personas reunidas frente al palacio de gobierno de Zacatecas, el tabasqueño lanzó una advertencia pública al fresnillense, respecto a la candidatura que se le entregaba:

“No es un cheque en blanco”, le dijo, pues habría una vigilancia permanente sobre su desempeño. Además, una vez alcanzada la gubernatura, López Obrador le recordaría a Monreal que “los candidatos son del partido, pero los gobiernos son del pueblo”.

Veinte años después, la duda y desconfianza, siguen ahí. Ahora Andrés Manuel López Obrador, presidente electo del país por Morena, lanzó una nueva advertencia pública –aunque sin decir nombres-, al senador de la república Ricardo Monreal Ávila y a su clan familiar.

Como parte de su “gira de agradecimiento” por el país, López Obrador llego a Zacatecas el domingo 07 de Octubre y en la plazuela Miguel Auza, ante unas 3 mil personas, advirtió que el suyo será un gobierno que va “a castigar  la corrupción y la impunidad sin miramientos”:

 “Se van a llevar su sorpresa, y se debe saber que no va a ver impunidad, aunque se trate de compañeros de lucha, aunque se trate de amigos, aunque se trate de familiares, se va a acabar la corrupción, se va a acabar la impunidad”.

Ricardo Monreal Ávila, David Monreal Ávila, Saúl Monreal Ávila, Rodolfo Monreal Ávila, Verónica Díaz de Monreal… ¿Podrían ser otros los destinatarios del mensaje de López Obrador? Y no es por lo que el clan de Fresnillo haya hecho en el pasado. La advertencia sería por lo que venga en el futuro, con los cargos, comisiones y tareas que ahora ocupan.

No olvidemos que quienes más han señalado a los Monreal Ávila -en público y en privado-, son los fundadores de Morena y otros ex integrantes del PRD, a muchos de los cuales aprecia López Obrador. Son esos que se vieron atropellados desde las precampañas y quedaron fuera de la estructura del partido y las candidaturas de Morena.

Del otro lado del escenario político, el gobernador Alejandro Tello Cristerna continúa en su papel de servidor personal de Miguel Alonso Reyes y del grupo de constructores y prestanombres que lo rodearon.

Dos años y unas semanas después de asumir la gubernatura, en lugar de deslindarse totalmente del exgobernador y sus hermanos, y marcar así una diferencia en el pensar y hacer al gobernar, Tello Cristerna continúa tejiendo su cadena de fracasos y mentiras. Hasta instruyó tajante a su equipo de gabinete dejar atrás y no recordar más el lema de su campaña de ser un “Gobierno Diferente”.

Dio su palabra de acabar con la violencia y la inseguridad en un año. No cumplió. Se puso a negociar con los barones de la minería en el país: boicotear el proyecto presidencial de crear una Reserva de la Biósfera en 2.5 millones de hectáreas en ocho municipios de la entidad, a cambio de que le pagaran un “Impuesto Ecológico”. Tello salió desplumado de esa ingenua negociación. Lo grave es que Zacatecas se quedó sin Reserva de la Biósfera y sin Impuesto Ecológico.

Su careta de “hombre bueno” – “hombre de familia”, ya no le alcanza a Tello ante la opinión pública. Empresarios, Ganaderos, Comerciantes y Ciudadanos en General, están hartos de la violencia, inseguridad, secuestros, feminicidios y extorsiones… aunque esos hechos ya no se publiquen en ningún lado, por su absurda política de ocultar esta información, de literalmente querer ocultar los muertos debajo de la alfombra.

(Amalia García fracasó con esa política y hoy paradójicamente Alejandro Tello tiene como jefe de prensa, a Héctor Alvarado, el mismo personaje que ocupó ese cargo con la gobernadora perredista)

Algo que hubiera legitimado a Tello Cristerna como Gobernador Diferente, sería investigar, auditar a fondo y sancionar los fraudulentos proyectos multimillonarios de obra inconclusos que dejó Miguel Alonso Reyes: el Ecoparque; el Teatro Centenario; el Velódromo de madera a la intemperie; el periférico norte Vetagrande – Liverpool; el gimnasio y piscina olímpica de la colonia Estrellas de Oro; etcétera, etc.

Pero en lugar de sancionar o al menos deslindarse, Tello se ensucia las manos con los muy sucios proyectos inconclusos de Alonso, y propone a los diputados locales que utilicen el fallido Teatro Centenario como la nueva sede del congreso local, pues plantea, sería hasta tres veces más barato que construir un inmueble legislativo nuevo. Y así transitó de ser el gobierno que no cumplió sus promesas, a ser el gobierno de las ocurrencias. (fin)

Compartir