fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

Crímenes de estado


Crímenes de estado

Por Ricardo Arteaga Anaya

La falta de interés por el diálogo por parte de nuestros gobernantes cuando surge algún movimiento que está en desacuerdo por decisiones tomadas por los mismos, han arrojado representantes opresores sin el mínimo sentimiento de empatía hacia quienes solicitan ser escuchados, terminando por cometer crímenes de estado como la represión en la que ciudadanos pueden incluso perder la vida.

Hace 50 años fue cometido el crimen de estado que podría calificarse como aquel que dio inicio a la lucha contra un sistema opresor, Gustavo Díaz Ordaz fue el presidente que marcara un antes y un después en la vida pública y política de México, los ciudadanos nunca volvieron a ser los mismos, organizaciones de jóvenes críticos del sistema que arrojaron una nueva clase política que luchó por la libertad de los presos políticos detenidos en la plaza de las Tres Culturas, arrojando nuevos movimientos políticos que buscaban la desmantelación del único partido que había estado gobernando durante años.

Diversos crímenes de estado han sido cometidos por nuestros gobernantes a lo largo del país. La matanza de Atenco en el 2001, durante el mandato de Vicente Fox, en la que ciudadanos se manifestaban en contra de la expropiación de sus predios para la construcción de un nuevo aeropuerto, el conflicto terminó en el 2006 cuando elementos de la policía desalojó a los pobladores que terminaron por bloquear una carretera, pasó de ser una manifestación pacifica a un conflicto con machetes y armas policiacas, hubo rehenes de ambas partes, sin embargo, en la madrugada del día 4 de mayo de 2006, un operativo fue implementado para romper con el bloqueo carretero, 10 menores de edad fueron detenidos junto a 26 mueres que fueron acusadas sexualmente en el traslado al penal. Peña Nieto, entonces gobernador del estado de México, había iniciado su carrera como uno de los políticos marcados por la impunidad, pues hasta la Comisión Nacional de Derechos Humanos declaró la existencia de detención arbitraria, trato cruel e inhumano, entre otros delitos cometidos por la autoridad, no hubo ningún sancionado.

Ayotzinapa es otro caso en el que la autoridad abusó del poder arrojando 43 jóvenes estudiantes desaparecidos, una veintena de jóvenes heridos y cinco muertos de la escuela Normal Rural de Ayotzinapa quienes se trasladaban a la capital del país para participar en la marcha que es realizada año con año para conmemorar la matanza del 68, tomando autobuses por la fuerza para ello, terminaron convirtiéndose en una conmemoración más para la historia del país, las diversas versiones lograron que el gobierno saliera bien librado, detuvieron y culparon al gobernador de aquel estado por presuntos vínculos con el crimen organizado y por haber ordenado la detención y desaparición de los jóvenes estudiantes.

La impunidad ha sido característica de todos estos acontecimientos atroces, pocos han sido los que paguen por las muertes y por la violación a derechos humanos, otros más han salido en libertad gracias a nuestro deficiente sistema de justicia penal que no logra concretar ninguna sanción por la tan famosa excusa “No hay elementos suficientes para declararlos culpables”, burda declaración cuando ellos mismos han confesado haber participado. Pero el sistema ha pagado por cada uno de estos crímenes de estado, los ciudadanos se han convertido en ciudadanos críticos, participativos de los asuntos públicos y políticos, hoy a 50 años de la matanza de una gran cantidad de estudiantes, la semilla de la conciencia ha arrojado sus primeros frutos, un golpe radical para el viejo sistema, un triunfo aplastante en las urnas para esos gobiernos carentes de sentido social, 50 años después cosechamos los frutos de un movimiento que tuvo que entregar la vida de cientos de jóvenes para que los ciudadanos despertaran. Después de todo no se han salido con la suya.

Compartir