fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

La revolución de AMLO


La revolución de AMLO

Por Ricardo Arteaga

El ahora presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, desde su primer intento por alcanzar la presidencia de la república centró su discurso en el combate a la corrupción, con ello abrió las puertas para que los mexicanos pudiéramos entender la idea de que la falta de crecimiento económico en el país, que las pésimas condiciones de la educación pública, la injusticia, la desigualdad, entre muchos males más que aquejan a nuestro país se deben a la desbordada corrupción que se encuentra enraizada hasta en el cargo más bajo en la burocracia en cualquiera de los tres niveles de gobierno.

Durante años quienes gobernaban (ahora como oposición) criticaron al líder de la izquierda por no definir una estrategia clara o no hacerla pública sobre cómo acabaría con la corrupción, parecía sorprenderles que siquiera pensara acabar con algo que ellos hasta la fecha nunca intentaron combatir, si no que la fomentaron mediante la impunidad.

Desde que resultó electo el pasado primero de julio dio a conocer diversas estrategias para combatirla y para fomentar un cambio político en la vida pública del país, la eliminación de los beneficios tan inmorales de los que han gozado hasta ahora nuestros representantes fue uno de los primeros anuncios, de ahí desprendieron otras acciones como la de recortar el ingreso que percibe el presidente de la república hasta en un 60% de lo que actualmente gana, esto generó escozor entre funcionarios como los del Instituto Nacional Electoal, pero principalmente en los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, hablar de reducirles los elevados sueldos e incontables beneficios económicos que perciben es declararles la guerra, nadie está dispuesto a soltarlos.

La administración pública en el país se convirtió en la mayor creadora de nuevos millonarios, los altos sueldos que perciben se dieron con el argumento de que entre más gana un funcionario más difícil se corromperá puesto que ya no requiere de dinero para vivir y que su moral le impedirá querer aún más dinero. En los hechos sucede de otra manera, quienes más ganan siempre querrán más, aunque no todos los seres humanos son así, en México se implantó una clase política cuya finalidad es esa, enriquecerse a costa del pueblo, actualmente atravesamos por la peor crisis en cuanto a corrupción se refiere, señal de que los altos sueldos para la clase política no son referentes de moral.

Acabar con la corrupción va más allá de la creación de leyes que busquen sanciones más fuertes para quienes decidan realizar dichos actos, acabar con la corrupción requiere de un cambio más profundo, se requiere una nueva clase política que comprenda que el ejercicio público y la representación popular son compromisos para con la población y para con nuestro país, que dejemos de verlos como trampolines hacia la riqueza y a cambiar nuestro estatus social.

Andrés Manuel ha iniciado su propia revolución con la finalidad de cambiar la realidad actual, la reducción de los altos sueldos y por ende la eliminación de los beneficios de los políticos tiene un solo objetivo, cambiar la forma y el fondo de hacer política en México, arrojar una nueva clase política para que el cambio que pueda realizar no sea frenado si en un futuro vuelven a gobernar los mismos.

Compartir