Zacatecas y sus noticias reales

.

¿Ganador en el tercer debate?


¿Ganador en el tercer debate?

Por Ricardo Arteaga Anaya

Martes por la tarde, la población ya se encuentra cansada, hasta cierto punto, de los casi tres meses de campaña en los que fueron saturados de información que viene de todas partes, de la televisión, de la radio, de la web, en las redes sociales, en las calles, la propaganda política nos ha golpeado por todos lados, la guerra sucia ha sido parte de la misma, los partidos y sus candidatos se esmeran por estar presentes entre la población, pero ¿les ha funcionado? ¿Han logrado conectar con la ciudadanía?

Las diversas encuestas realizadas desde antes de comenzar el proceso de campañas presidenciables arrojan resultados interesantes respecto a las preferencias electorales, según la encuesta del reforma de en tan solo dos meses (febrero-abril) quiénes tuvieron variaciones en cuanto al porcentaje de preferencia electoral, fueron Andrés Manuel y Ricardo Anaya, Obrador logró un crecimiento de 8 puntos porcentuales, mientras que Anaya tuvo una reducción de 6, Meade se mantuvo en su 18%, de igual forma margarita con un 5% y el bronco con apenas un 3%, según la mayoría de los medios el candidato de Juntos Haremos Historia cierra un con un 52% en las preferencias electorales, más de veinte puntos sobre el segundo lugar Ricardo Anaya, quien durante toda la campaña se mantuvo entre los 25 y 26 puntos porcentuales, por otro lado el candidato de la alianza PRI-Verde-Nueva Alianza logró subir de los 15 a los 19 puntos, apenas 4 puntos.

Es así que quién más ha fracasado en su intento por conectar y obtener la preferencia de la ciudadanía es el candidato del Frente por México, se mantuvo en el mismo porcentaje en cuanto a las preferencias electorales, 3 meses y disminuyó en lugar de aumentar, probablemente los errores cometidos desde antes de que iniciaran las campañas, debilitó y dividió a su partido imponiéndose como candidato, atacó y descalificó a quienes no lo apoyaron, presentó datos falsos durante los primeros dos debates con la intención de descalificar al puntero en las encuestas, además cometió el error de señalar de corrupto y amenazar al presidente de meterlo a la cárcel en caso de resultar victorioso, la propuesta no es mala, el problema es el no haber pensado que el gobierno de la república usa a las instituciones para destrozar políticamente a sus adversarios, lo intentaron con Andrés Manuel y lo lograron con él.

Meade por otro lado se dedicó toda su campaña a conectar con el mismo priismo, vino de una imposición desde la presidencia y para evitar el rechazo del voto duro del partido, se dedicó a mantenerlo y a fortalecer la campaña de guerra sucia contra López Obrador y contra Ricardo Anaya, pareciera que con el segundo buscaba más presionar para lograr un acuerdo para que le diera sus votos que para tumbarlo. Sin embargo, durante el tercer debate presidencial se dedicaron a darle duro al puntero en las encuestas, con lo único que lograron atacarlo fue con la prueba de contratos asignados de forma directa hacia un empresario.

La estrategia de generar entre los electores la idea de que Obrador es corrupto por dicho contrato, fracasó, no mostraron los argumentos y pruebas necesarias para así hacerlo, por el contrario el personaje atacado reconoció al salir del debate que había asignado dichos contratos pero que fueron realizados al margen de la ley, con ello logró terminar con las acusaciones.

El tercer debate presidencial nos brindó a los mexicanos dos horas de ataques continuos mediante un pésimo formato, a estas alturas los ciudadanos ya decidieron a quién brindarán su voto, el mundial se atraviesa, continuar saturando las redes y medios de información falsa, publicidad que empalaga, ya no surtirá efecto. Este arroz ya se coció, es momento de cuidar las urnas y evitar la compra de votos, es la última herramienta que le queda a quienes se han mantenido en el poder y que desean continuar haciéndolo otros seis años.

Compartir