fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

Debates, ausencias y autodeclinaciones


Debates, ausencias y autodeclinaciones

Por Norma Galarza

El debate por el Senado y la ausencia de Soledad Luévano.- ¿Será que Soledad Luévano Cantú, ya se siente dueña de la curul de la Cámara de senadores  y ya no le importa acudir a debates? Quién sabe. Y es que, la candidata de la coalición “Juntos haremos historia” despreció, así, sin tantita pena, la invitación al Foro Empresarial 2018, en el que los candidatos, hablaron de sus propuestas en temas como la corrupción y la seguridad. Su compañero de fórmula José Narro Céspedes, tuvo que sacar la cara por Chole, quien olvida que todavía no tiene el triunfo en las manos. ¿Repetirá Morena los errores del 2016 cuando el exceso de confianza los dejó en el camino? Porque confiarse a la mitad del camino o antes del día D,  es peligroso. Tal parece que al partido de AMLO le aqueja el síndrome de Pollyana que se caracteriza por un exacerbado optimismo, antes del decisivo día de la elección, pero ese optimismo choca con la decepcionante realidad el primero de julio. Ante este panorama, urge que alguien le aconseje a Chole Luévano que la pelea no ha terminado, que despierte y recuerde no hay nada más tonto que dormirse en sus laureles. ¿O será que su miedo a debatir radica en que no tiene nada que ofrecer en un enfrentamiento cara a cara con sus oponentes políticos? En fin, ojalá no se le olvide que en el Estado, los partidos que la abanderan carecen de una  estructura sólida y si está atenida a que la ola de apoyo que trae Andrés Manuel, la arrastre, es posible que se quede en el camino, porque en Zacatecas el priismo no está muerto y suele levantarse para ir a las urnas.

Lo más interesante del debate capitalino: la autodeclinación del Ro.- El día de ayer el IEEZ organizó el debate entre la candidata y los candidatos que buscan quedarse los próximos 3 años al frente de la presidencia municipal de Zacatecas. Aunque el cansancio del proceso de campaña  ya hizo mella en la mayoría de ellos, ahí estuvieron todos, al pie del cañón exhibiendo propuestas en su mayoría y otros solo descalificaciones. Cuauhtémoc Calderón, se mostró confiado, pese a que de entrada, fue el blanco de las acusaciones de la candidata de Nueva Alianza, la propuesta femenina que aparece casi al cierre de la campaña, Alejandra Bautista. Ulises Mejía fue otro de los candidatos a los que sus opositores usaron de saco de box, sin embargo, como su trayectoria está más ligada al sector empresarial que al público, no tuvieron mucha tela de donde cortar. Julio César Nava, por su parte, recayó en la mención de su propuesta del antidoping y sin querer (¿queriendo?) le aventó una pedrada a Judit Guerrero y a su partido cuando se manifestó en contra aumento del predial. Arturo López de Lara también recibió ataques pero se le notó cansado y sin energía para responder.  En cuanto a los candidatos de Movimiento Dignidad y el independiente hicieron un papel decente, pero sin duda el que se llevó orejas y rabo fue Rodrigo Román “el Ro” quien se aventó la puntada casi al final del ejercicio de decir que declinaría por un candidato. Algunos, asumíamos que el candidato elegido, sería Ulises Mejía por aquello de que “El Ro” ha hecho pública su simpatía por Andrés Manuel, pero resultó que el creativo Rodrigo Román hablaba de él mismo. ¿Cómo ahí qué?

El último debate Presidencial, nada nuevo bajo el sol.- Fue como un programa del Chavo del Ocho, del formato de los mismos chistes y las mismas acusaciones  repetidos una y otra vez. El último debate presidencial dejo mucho que desear y la certeza de que de los 4 candidatos no se hace uno. Mientras AMLO el candidato que las encuestas asumen puntero entro un tanto relajado, Anaya fue él mismo y Meade perdió la oportunidad de oro de demostrar por qué el priismo lo presumía como el más preparado.  Jaime Rodríguez Calderón, le fue fiel a su papel de ser el Vicente Fox del 2018. Al cierre de este proceso electoral el sabor de boca que dejan los 4 candidatos a la Presidencia es amargo, se les ve más tendencia a la improvisación que a abordar con seriedad los problemas de México. Mal.

Ribete

Tello el mediador.- El problema que tiene paradas las operaciones en la minera de Mazapil, ya es añejo, surgió a raíz del incumplimiento por parte de la minera para contratar a los  trasportistas locales agremiados en la Unión de Transportistas y Trabajadores del Municipio de Mazapil. La minera no cumplió con aquella promesa porque entre otras causas, sus necesidades de transportación requerían otro tipo de vehículos, de acuerdo a lo señalado por ellos. Este problema que se reavivó otra vez hace apenas unos días provocando bloqueos de transportistas y ejidatarios en la entrada de la empresa, y en contraparte generando  inconformidad entre los trabajadores de la mina quienes debido al bloqueo no han podido ir trabajar. Ante este panorama el gobierno de Alejandro Tello, respondió como le exigía la envestidura de representante de los zacatecanos: mediador, y promotor del diálogo entre ambas partes. Sin duda esa es la mejor postura que puede tener el mandatario ya que el tema es muy delicado y el papel del estado no  es el de favorecer a ninguna de las dos partes.

Compartir