Zacatecas y sus noticias reales

.

Peñasquito, el canto de la moneda [Video Insitu y texto]


Peñasquito, el canto de la moneda [Video Insitu y texto]

Por Andrés Vera Díaz

A ocho años de la apertura de la mina Peñasquito, propiedad de la multinacional GoldCorp, contrastes obvios se observan en las comunidades aledañas al centro operativo de uno de los sitios de extracción de oro y plata más importantes del mundo.

Por una parte, organizaciones que se dicen abanderar lucha de clases e intereses comunitarios como el Frente Popular de Lucha de Zacatecas, liderados por José Narro y Felipe Pinedo afirman que la minera ha agotado los mantos freáticos del lugar cuya extensión de influencia abarca por lo menos 54 kilómetros a la redonda, dejando además enfermedades a la población, contaminación y pocas oportunidades de desarrollo social.

 

Peñasquito, el canto de la moneda

– #VideoInSitu

Publicada por PerióMetro en Martes, 12 de junio de 2018

Sin embargo, poco o casi nada se ha dicho sobre los beneficios de la radicación de Peñasquito en Mazapil, sitio considerado durante años, como uno de los municipios más pobres del estado.

Actualmente, la empresa otorga trabajo a más de 15 mil empleados y contratistas, de los cuales, el 80 por ciento son de la región, un 15 por ciento de Coahuila y el estante 5 por ciento de diversos puntos del país.

Entre talleres mecánicos, transporte de personal, concesionarios para movilización de material, seguridad intramuros, proveedores y el fomento a negocios locales, Mazapil no había experimentado nunca un polo de crecimiento económico tal como hasta la llegada de la minera.

Se estima que anualmente deja una derrama económica de 200 millones de dólares en las comunidades mineras de Mazapil, Salaverna, Terminal, Nochebuena y Concepción del Oro.

Además, la inversión directa de Peñasquito supera los 2 millones y medio de dólares por medio de programas de emprendimiento autosustentable, edificación de infraestructura a los municipios y el apoyo a negocios locales ya sean comedores, tiendas de abarrotes o diversos servicios.

Desde la gerencia de Responsabilidad Social de la minera, se ha informado que por ejemplo en 2’017, se invirtieron 2 millones de dólares en proyectos de desarrollo social y 4 en infraestructura, lo que representaría un desembolso de 120 millones de pesos, aunado al mejoramiento de caminos, el consumo de sus trabajadores a negocios particulares ubicados en la región.

Además, los negocios que se desarrollan tienen la posibilidad de incorporarse a la cadena de valores de la minera, a través de la proveeduría de insumos para los trabajadores.

La mejor forma de comprobar lo hasta aquí mencionado es mediante un recorrido in situ, así se pueden disipar dudas y otorgar una perspectiva diferente a lo que generalmente pretenden manifestar organizaciones que son cotos de poder personales u otro tipo de liderazgos.

Aunque hay resistencia aún por parte de algunos ejidatarios, desde 2010 a la fecha, Peñasquito es la principal generadora de empleos en Mazapil y alrededores.

Desde hace años, se abrieron múltiples negocios de comida y tienda de abarrotes, donde el mayor consumo la realizan personas que trabajan en las diversas empresas contratistas que trajo la minera.

Se suma el hecho de que cada año, Peñasquito determina un porcentaje de su presupuesto a programas de autoempleo y desarrollo social de las comunidades mineras, así como acciones para la conservación del ecosistema de la región, como el programa de crianza de venados, animal que habita las planicies y cerros aledaños, los cuales son liberados al cabo de cierto tiempo.

Por ejemplo, a dos kilómetros de la minera se encuentra la comunidad de Cedros, donde se realizan diversos trabajos de mejora urbana para rehabilitar la infraestructura ciudadana. y la puesta en marcha de clínicas de salud gestionadas directamente por la empresa con apoyo de instituciones como el IMSS

Una de las quejas recurrentes de algunas organizaciones que supuestamente luchan por el interés público, es que no se daba atención médica a los pobladores. Actualmente se construye un centro con cobertura a más de 2 mil personas

Ahora, aunque algunos líderes de organizaciones sociales, afirman que la llegada de la minera produjo un rompimiento de los lazos tradicionales del campesino con su propia tierra, no señalan que antes del arribo de la misma, las condiciones de pobreza eran exorbitantes.

El tema de la escasez de agua ha sido otro tema conflictivo que ha sido utilizado por algunos líderes político para arengar a la gente contra la minera y obtener beneficios de grupo específicos sin análisis puntuales. Sin embargo, desde la compañía se han implementado programas como el de  “Desarrollo de Zonas Prioritarias, cuya finalidad es atender de forma integral los rezagos vinculados con la infraestructura básica comunitaria y la carencia de servicios básicos en las viviendas ubicadas en los municipios de muy alta y alta marginación.

Esto incluye dotar de agua potable a los habitantes de Mazapil, quienes históricamente padecen la falta del líquido debido a sus condiciones semidesérticas, la sequía prolongada y la dispersión poblacional que dificulta la instalación de servicios.

Los bloqueos

Desde que la mina comenzó a operar, ha sido objeto de varios bloqueos, algunos con demandas legítimas que han sido cumplidas como la puesta en marcha de la clínica de salud y la contratación de concesionarios de transporte de la región, sin embargo, a pesar de no contar con requerimientos materiales para tal efecto, se les ha dado lugar

La trasnacional ha tenido durante más de usieye años de operaciones frecuentes, bloqueos y manifestaciones en los accesos a sus instalaciones –el perímetro del área de concesión minera que posee en el lugar Goldcorp supera las 5 mil 400 hectáreas-, por parte de transportistas y trabajadores que han denunciado incumplimientos a los contratos de prestación de servicios.

En ésta ocasión, la propia Goldcorp informó que los camioneros de Coahuila, dedicados al acarreo de materiales, desde las 18:00 horas del pasado viernes 1 de junio “bloquearon con camiones el acceso principal de Peñasquito para exigirle a la empresa un contrato por prestación de servicios indefinido”.

Ante esta acción, refiere la filial canadiense en su postura “Peñasquito siempre ha demostrado su disposición al diálogo abierto en un clima de respeto y cordialidad, mismo que se interrumpió una vez que los transportistas tomaron la decisión de impedir el acceso a la mina, pues las políticas de la empresa impiden negociar bajo presión de bloqueo”.

Esta agrupación, está compuesta en su mayoría por transportistas de acarreo del estado de Coahuila, por lo que no cuentan con el apoyo de las comunidades aledañas a Peñasquito. violentando esta fuente de empleo para más de 6, 500 familias que actualmente laboran en la mina.

Las conversaciones con este grupo de transportistas iniciaron desde 2016, donde se estableció el acuerdo para el acarreo de 2 millones de metros cúbicos de material en un convenio que la empresa contratista EPSA administra. Sin embargo, durante los últimos meses los transportistas han incumplido con el número de camiones necesarios para el acarreo dejando incompleto el compromiso.

Cabe señalar que el contrato con la compañía EPSA tiene como clausula indispensable que el cien por ciento de sus operadores sean local-local, es decir, personas originarias de Mazapil y que actualmente vivan en este municipio.

Su nueva exigencia es tener participación en la segunda etapa del Proyecto (CLR) Central Line Rise, mismo que tiene requerimientos específicos de ingeniera y por ende de seguridad. Además que el acarreo ahora en esta etapa requiere de camiones con mayor capacidad tipo triple 7, mientras que los transportistas solo cuentan con camiones de 14 m3.

Peñasquito podrá retomar las conversaciones una vez que el bloqueo haya sido levantado, pues las políticas de la empresa impiden negociar bajo presión de bloqueo.

Las pérdidas económicas ante los bloqueos se notan en comercios que giran en torno a la actividad de la minera y en los proveedores, además de incertidumbre entre los trabajadores y personas que reciben apoyos de comunidades vecinas.

En el recorrido, se observó un gran número de negocios, promovidos per se ante la cantidad de empleados de la mina, sin embargo, escasea la clientela y por ende, la proveduría ante el bloqueo, que deja sin activación la economía de la región, pues sólo algunos de los trabajadores son transportaos en 3 helicópteros que en conjunto llegan por tandas de máximo 18 a las instalaciones de Peñasquito cada media hora, sin contar la salida de los mismos.

Testimonios de lugareños manifiestan como sus venta han caído, y es que no sólo los accesos a la minera son bloqueados, sino caminos que llevan a algunas comunidades.

Un reportaje especial del sitio Zacatecas On Line da a conocer las vicisitudes de los comerciantes:

“Comercios de comida cerrados, mientras que los que estaban abiertos lucían sin clientes, se observaron en un recorrido por la cabecera municipal de este municipio en el semidesierto zacatecano, la tarde del sábado.

“Aquí estaba lleno a esta hora y vea… no hay nadie”, dijo la propietaria de un restaurante, a quien secunda Higinia Espinoza Méndez, dueña de una tienda en Nuevo Peñasco, al señalar que sus ventas han descendido drásticamente.

Doña Higinia asegura que no solo van menos compradores a su tienda, ya que en su mayoría trabajan para la mina, sino que quienes van adquieren poco, pues le manifiestan su temor de que la mina vaya a cerrar y de quedarse sin dinero.

“He escuchado a varias personas que vienen a comprar que dicen, no es que ahorita no queremos comprar nada porque no nos van a pagar, y si nos ponemos a comprar qué vamos a hacer, sí está preocupada la gente”, dijo.

Antes había menos oportunidades laborales

Pedro Torres Meza, de 69 años, habitante de la comunidad de Cedros, recuerda que él no tuvo oportunidades para estudiar y conseguir un buen empleo, pues desde pequeño tuvo que ponerse a trabajar para ayudar a la economía familiar en labores que apenas les daban para comer, como vender fibra, que obtenía de las plantas endémicas de la zona.

“Ahorita hay más oportunidades, porque ya uno puede mantener a otro con los jalecitos que les está dando la mina, ya ocupan a gente que no tienen trabajo”, y agrega, “nosotros sufrimos para mantener, y ahora gracias a Dios si quiera uno ya no sufre más como antes”.

Riesgo de parar producción y petición a gobernador

Crece la incertidumbre dado que las mesas de diálogo no han tenido avances y este bloqueo se ha convertido en el más prolongado desde que abrió la mina, al punto que Michel Harvey, director de Asuntos Corporativos de GoldCorp, ha advertido que, si la situación continúa, Peñasquito dejará de producir y, por tanto, de pagar a trabajadores y llevar programas a comunidades.

La mina trabaja al 30 por ciento de su capacidad, se abastece y traslada algún personal vía área, ya que los trabajadores solo pueden salir, pero no ingresar por el bloqueo.

Este fin de semana circulaba un documento del Sindicato de Minero a la entrada de Peñasquito, que pedía al gobernador Alejandro Tello Cristerna interviniera para llegar a una solución, dado que se estaban viendo afectados 15 mil trabajadores directos e indirectos en la zona, “cuyas familias viven en la zozobra y la incertidumbre sobre el futuro inmediato”.

En el escrito se indica que, ante la falta de oportunidades laborales en el semidesierto, la minería “ha sido el más firme precursor de la economía”, por ello piden que las autoridades estatales intervengan de forma efectiva “por el bien de las familias que dependemos de esta importante fuente de trabajo”.

Con información complementaria de Zacatecas On Line

Compartir