fbpx

Zacatecas y sus noticias reales

.

El regreso del Bronco


El regreso del Bronco

Por Ricardo Arteaga

El registro del bronco había sido evitado antes del inicio de la campaña federal debido a inconsistencias en las firmas recabadas, 302 mil 542 de las 2 millones 34 mil 403 fueron descartadas por el Instituto Nacional Electoral, algunas de ellas duplicadas, otras por no encontrarse en la lista nominal y otras por corresponder a personas que ya habían muerto, entre otros motivos para ser rechazado su registro como candidato. Con tantas inconsistencias e intentos por burlar lo establecido en nuestras leyes para poder aspirar a un cargo tan importante como lo es la presidencia de la república, no bastaba con solamente cerrarle la posibilidad de ser candidato, debieron aplicarle sanciones que fueran más allá de lo económico, no intentó burlarse de nuestras instituciones, sabemos que carecen de funcionalidad, Jaime Rodriguez “el bronco” se burló de los mexicanos al intentar acceder a una candidatura con trampa.

Sin embargo, el Tribunal Electoral con el argumento de que la autoridad electoral no justificó de manera “fundada y motivada” la decisión de prohibirle el registro por haberle faltado 1.92% de las firmas requeridas por la misma institución encargada de realizar las elecciones en nuestro país, probablemente no les pareció que el INE considerara mal que el aspirante hubiera obtenido el apoyo, al puro estilo priista, de los difuntos.

El regreso del “Bronco” pone en evidencia el intento de quienes se aferran al poder y a los beneficios que el mismo brinda, incluyendo la impunidad, por dividir la votación del que encabeza las preferencias electorales, una vez que el plan A no funcionó (Margarita Zavala) debido a que no logró el cometido de golpear de forma efectiva y contundente a AMLO, decidieron, al puro estilo de Hollywood cuando en las pedicuras liberan de la cárcel a uno de los reos más peligrosos para combatir a otro, subir al ring electoral a un personaje, que como Fox en el 2000 se identifica con una parte de la población mexicana, sombrero, botas y un lenguaje “populachón”.

Así mismo pone en evidencia el entreguismo y la falta de autonomía de una autoridad judicial que debiese velar por los derechos político electorales de los ciudadanos que aun creen en que la democracia no es una utopía, sino una realidad que les permitirá cambiar el país tan hundido en el que viven. Sin embargo, demuestran que la división de poderes se puede dejar de lado cuando se ven afectados los intereses de unos cuantos. Es así que el regreso del bronco a la contienda electoral, destruye la poca credibilidad que tenía una autoridad que hace años comenzó por destruirse a si misma.

A los mexicanos aun nos queda una opción más, continuar organizándonos para vigilar las urnas el día de la elección, evitar el fraude que tan desesperadamente han venido anunciando.

Compartir