Zacatecas y sus noticias reales

.

Relaciones forzadas


Relaciones forzadas

Por Andrés Vera Díaz

Las pugnas internas en los partidos políticos ante la coyuntura de la elección más grande de la historia, la cultura clientelar de cuotas de poder, la poca civilidad política y las ansias de poder, enmarcan sus rutas, parece que no entienden, son las instituciones más repudiadas en el país, tal vez simplemente, poco les importa mientras sean un medio para accesar “arriba”.

Expresiones contrarias, adversas, son comunes, lo anormal debe ser la inoperatividad electoral cuando un aspirante no es ungido o designado. Lo que destacaba al PRI era su férrea disciplina, no importaba la imposición porque así se asumía su sistema, pero ahora las cosas han cambiado, los grupos de choque son significativos, tanto, que en sendas ruedas de prensa con Claudia, Carlos y Julio Nava se han escuchado “llamados a la unidad”.

Las diferencias marcadas por seguir alimentando al alonsismo en el tricolor han generado disputas casi bárbaras en el seno del partido. Los Bonilla, que presionaron para que no fuera la fórmula al Senado un completo desvaríe del grupo del exgobernador, están en la idea de la inacción, no operarán a favor de nadie porque simplemente, no operaron a favor de ellos.

El Gobernador, ausente de las mesas de negociación y así lo ha manifestado a puertas cerradas a algunos inconformes de no aparecer en las listas de candidatos, ha preferido figurar como un mediático promotor de las campañas con sus programas de mil obras y otros más turísticos, dejando en claro, que no tiene poderío político, ni callo para capitalizar malestares formando cuadros propios.

Hay temor al interior del PRI en cierta forma, sobre todo aquellos que tienen en frente a otros competitivos en zonas específicas como la capital y distrito uno y dos. El dedazo a Julio César Nava no fue un as bajo la manga, ni siquiera un truco de magia de medio pelo, fue la viva encarnación de la desesperación ante la negativa de Marcos Ibarra. Y aunque otros más pretendían la candidatura, ninguno representaba aunque fuera un poco, un interés legítimo de grupo.

Así lo demuestran mensajes de grupos en Whatsapp, donde los llamados a la unidad, más el desprecio por bases en el Verde y Nueva Alianza son una muestra inequívoca de que el desgajamiento interior dará muy pocos frutos. Es un “te amo pero te odio, te necesito, quiéreme aunque sea un ratito”. Es el discurso infame del oportunismo y la decadencia cada vez más servil de los políticos. Y es que dígame usted, tan es el amor fingido, que se molestan cuando uno les pregunta por la corrupción de MAR, pero colocan de coordinadores de comunicación social a quienes lo fueron en uno de los sexenios más corruptos de Zacatecas, con un periódico propio, violentando la Ley, valiéndoles madre.

Dentro del PRI reconocen la complicación en la elección, el propio Gobernador lo dijo. Ninguno filtra encuestas, porque en la gran mayoría salen abajo. Se amparan en la operación, compra de votos, sufragio en grupo, amedrentamiento gubernamental. La publicidad para cuates. Lo único que ha cambiado, es que ahora la por un hueso, sale a relucir cada vez más de forma externa. El PRI, es el mismo de siempre.

 

Compartir