fbpx

Zacatecas  |  Noticias reales

.

El narcomenudeo en la universidades de México, ¿qué hacen para combatirlo incluída la UAZ?


El narcomenudeo en la universidades de México, ¿qué hacen para combatirlo incluída la UAZ?

El consumo y la oferta de drogas ilícitas entre los estudiantes mexicanos van en aumento.

De 2011 a 2016, el número de estudiantes que consumieron alguna droga ilícita se triplicó, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco en 2016 y dada a conocer por la Secretaría en Salud en junio de 2017.

Según la encuesta, los jóvenes de 12 a 25 años que habrían consumido alguna droga ilícita pasaron de 2.2 millones en 2011 a 3.8 millones en 2016, lo que implica un incremento del 71.8 por ciento.

El aumento es mucho mayor si se considera solamente a estudiantes, pues estos pasaron de 577 mil en 2011 a 1.5 millones en 2016, un incremento de casi 170 por ciento.

La droga ilegal más consumida es la mariguana, cuya oferta entre estudiantes de 18 a 25 años, principalmente universitarios, creció en un 45.8% en cinco años, al pasar de 2.3 millones de casos a 3.3 millones.

En los estudiantes de secundaria y bachillerato, la oferta de mariguana regalada o vendida creció 38.3 por ciento.

Mercado potencial

Con una matrícula de casi 9 millones de estudiantes en 25 mil planteles de universidades y bachilleratos –públicos y privados–, los estudiantes se han convertido en un público objetivo del narcomenudeo.

Después del asesinato de dos presuntos narcomenudistas en las instalaciones de Ciudad Universitaria de la UNAM, el pasado 23 de febrero, creció la alerta por la presencia de traficantes que incluso se disputan este centro educativo.

A partir de ese hecho, la UNAM y la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) trabajan con la Secretaría de Gobernación en el diseño de una estrategia que haga frente al incremento del consumo y la distribución de drogas entre la población estudiantil, y la posible violencia derivada del narcomenudeo.

Representantes de la ANUIES informaron que la estrategia en la que trabajan las instituciones educativas tiene como base el Manual de Seguridad de la ANUIES creado en 2011, que establece protocolos de actuación y la necesidad de que cada institución cuente con un diagnóstico específico de la situación en sus campus.

La estrategia será presentada por los representantes de las seis regiones en que están aglutinadas las 191 instituciones educativas de la asociación, incluida la UNAM.

Jaime Valls, secretario general de la ANUIES, refirió que es fundamental que cada institución educativa cuente con su propio diagnóstico de seguridad y advirtió sobre la importancia de trabajar en coordinación.

“La autonomía no es autarquía, la autonomía no es aislamiento”, señaló.

Complicidad

Manuel Gil Antón, investigador de El Colegio de México, destaca que si las drogas llegan a un campus universitario es porque, previamente, existió complicidad de alguna autoridad con los
traficantes.

“El problema que puede ser muy grave, no sólo en las instituciones de educación superior sino en cualquier parte, es la violencia asociada con la persecución y también por la disputa de terrenos, en lo que casi siempre hay una complicidad gubernamental”, afirma.

El especialista en educación superior enfatiza que para que las drogas lleguen a las instituciones educativas deben pasar por una cadena que involucra a autoridades de todos los niveles.

“Sin la complicidad de las autoridades federales, estatales y locales, la promoción, distribución y venta de droga no sería posible en ninguna escuela. Lo que hace que esto haya crecido de cierta manera no es el producto que se trafica, sino la corrupción y la impunidad. El que se encargaría de que se aplique la ley es parte del negocio. Somos muy hipócritas”.

En el caso de la UNAM, Gil Antón afirma que la discusión no debe girar en torno a la autonomía –que impide la intervención policial en sus instalaciones–, sino alrededor del problema mayor, que es la probable participación de corporaciones policiacas en el tráfico de drogas.

Ante el aumento del consumo de drogas entre la población estudiantil, el académico sugiere abrir espacios de discusión sobre las políticas públicas implementadas para su combate, no sólo dentro de los campus universitarios, sino en la sociedad mexicana, ya que lo que ocurre en las universidades refleja la relación generalizada de los jóvenes con las drogas en México, cuyo combate estatal basado en la fuerza policial ha fracasado.

“Es un problema que excede a la UNAM, a las universidades públicas e incluso a las privadas. Tenemos que generar espacios para discutir la problemática general de las drogas, porque probablemente una perspectiva preventiva y de cuidado sea más eficaz que la actual alternativa de represión”, añade.

Propuestas

Autoridades de distintas instituciones de educación superior coinciden en que la clave para combatir el crecimiento del consumo de drogas entre la comunidad estudiantil está en la prevención.

Explican cómo han lidiado con la presencia de drogas y violencia en sus instalaciones y proponen medidas para atajar el problema.

UAZ: ‘vigilancia en campus’

La Universidad Autónoma de Zacatecas reconoce que las instituciones educativas no están preparadas para enfrentar la venta y consumo de drogas. Tras los recientes casos de violencia en la UNAM, la UAZ comenzó a elaborar un diagnóstico para identificar los puntos de consumo y tráfico de drogas en sus campus, e instaló 12 cámaras de vigilancia.

El 9 de septiembre, tres alumnos de la Unidad Académica de Veterinaria fueron baleados en el municipio de Calera tras intentarles robarles el automóvil en que viajaban.Dos fallecieron y otro más quedó  hospitalizado.

Luego, tras el asesinato de una joven preparatoriana el 15 de octubre del 2017,  las alarmas se encendieron en la UAZ. La rectoría de la institución reclamó una investigación que lleve a la justicia al o los responsables y demandó garantías de seguridad para la comunidad de esta casa de estudios y para los zacatecanos en general.

Cinthia había salido el viernes 13 a las 6:30 horas de su casa para acudir a sus clases en el plantel 1 del Campus UAZ siglo XXI, a donde no llegó y su familia perdió contacto con ella.

La Secretaría de Seguridad Pública del estado dio a conocer que el cuerpo de una mujer había sido arrojado a un canal de aguas negras en la colonia Orquídeas del municipio de Guadalupe, conurbado con la capital.

Aunque los hechos no fueron relacionados directamente con el tráfico de drogas al interior de la máxima casa de estudios, si con la violencia imperante en la entidad, derivada precisamente del paso y venta de estupefacientes, por la que pelean grupos de la delincuencia organizada.

En este contexto, Periometro realizó en diciembre del 2017, un pequeño reportaje sobre la situación de inseguridad y adicciones en la UAZ. En la que se explica la falta de estudios y programas holísticos que no atienden de forma precisa la problemática de toda la comunidad universitaria.

 

La UAZ, inseguridad y adicciones

– Sin estudios viables la máxima casa de estudios

Publicado por PerióMetro en sábado, 28 de octubre de 2017

UACM: ‘discutir legalización’

La Universidad Autónoma de la Ciudad de México enlista una serie de recomendaciones para atender el problema: el primero, no ser omiso y reconocer la realidad; el segundo, recuperar los espacios físicos en los que los estudiantes se reúnen para el consumo y convertirlos en espacios deportivos; el tercero, discutir la legalización; el cuarto, mejorar las oportunidades para los jóvenes en lugares para estudiar y trabajar.

UAM: ‘orientación’

La Universidad Autónoma Metropolitana firmó un convenio con el Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones de la Ciudad de México, del que se desprendió la creación del Observatorio Universitario de Adicciones, que busca captar y dar seguimiento a casos relacionados con esas sustancias.

UIA: ‘no castigar’

La postura de la Universidad Iberoamericana ante la presencia de drogas entre sus estudiantes prioriza una resolución formativa sobre la imposición de castigos.

A través de su Centro de Atención a Estudiantes, implementa un programa informativo de prevención y ofrece apoyo sicológico.

UVM: ‘filtros de seguridad’

En la Universidad del Valle de México se trata de cerrar el paso a las drogas con el uso de perros especializados en detección de estupefacientes en los 38 campus que tiene en la Ciudad de México y 18 estados.

Adicionalmente, la universidad realiza pruebas antidoping a los estudiantes que marcaron positivo en la detección de las unidades caninas, y al resto de los estudiantes de forma aleatoria.

UABC: ‘prevención’

Para reducir la demanda de drogas entre estudiantes, la Universidad Autónoma de Baja California trabaja en tres niveles de prevención: universal, selectiva e indicada. La UABC busca involucrar a los familiares en esa labor e incentivar el compromiso de los estudiantes.

UAS: ‘cambio cultural’

La Universidad Autónoma de Sinaloa creó un diplomado de valores para evitar el consumo y narcotráfico en sus campus. La rectoría descarta la presencia de alguna red de narcomenudeo, pero reconoce la existencia de personas adictas a las drogas, a quienes canalizan a Centros de Atención Estudiantil.

UV: ‘invertir en educación’

La Universidad Veracruzana combate el consumo de drogas estudiantil con un programa preventivo y la aplicación de un examen integral a los estudiantes de primer ingreso, además del funcionamiento de los Centros Centinela, donde se realiza vigilancia epidemiológica, capacitación y asesoría sobre temas relacionados con consumo de alcohol, tabaco y drogas ilícitas, entre otros.

 

Compartir