fbpx

Zacatecas y sus noticias reales

.

Corrupción, infección generalizada


Corrupción, infección generalizada

Por Ricardo Arteaga

La corrupción se ha convertido en el peor de los males que aquejan a México y a los mexicanos, no es solamente un rasgo característico de la clase política, los mismos se han encargado de infiltrarla en todos los niveles de gobierno y en todas las instituciones a tal grado de que quienes están encargados de velar por la seguridad de los ciudadanos son ahora los que cometen los delitos.

La corrupción nace de la ambición de aquellos que ingresan en el ámbito político con la finalidad de enriquecerse y terminan por contaminar los diversos cargos de las secretarías que encabezan y por consecuente todas las dependencias gubernamentales terminan en manos de funcionarios corruptos, la necesidad de contar con cómplices para poder llevar a cabo los actos de corrupción termina involucrando y ampliando esta cultura de llegar a cargos para salir con los bolsillos llenos.

La problemática no recae únicamente en el desvío de recurso público, lo grave de la corrupción es que termina afectando a todos los ciudadanos, hoy día se ha  logrado corromper hasta a las instituciones de seguridad, los elementos policiacos en ocasiones terminan siendo presionados por el crimen para que trabajen para ellos, en otras, ellos mismos terminan enlistándose en dichas filas para poder actuar bajo la sombra de la impunidad que representa el ser un elemento de seguridad pública, los secuestros en la entidad por parte de policías se convierte en un problema delicado, la ciudadanía solía temer a vehículos sospechosos, a personas desconocidas, ahora temen de quienes debiesen cuidan sus calles y su bienestar.

Desde hace algunos años comenzaron a aplicarse exámenes de confianza que con estos hechos resaltan dos cosas: o son exámenes que no sirven para nada o existe gran corrupción entre quienes aplican dichos exámenes o de quienes encabezan las instituciones de seguridad para percatarse de que miembros policiacos están involucrados en el crimen organizado y permiten que continúen operando hasta que se genera una gran inconformidad en los ciudadanos que los lleva a exigir y presionar al gobierno.

La confianza en las instituciones se ha perdido por completo, los representantes se preocupan cada vez más en lograr grandes bolsas de dinero para las dependencias y para los cargos que ostentan, es necesario terminar con todos esos beneficios, la cultura política debe cambiar, no podemos continuar siendo representados por personas que creen que el oficio político es para subir en su estatus social y económico, la corrupción solamente será erradicada por personas con moral y ética, es imposible lograr un cambio con personas que representan lo mismo, la tarea está en manos de los ciudadanos, votar y elegir correctamente a sus representantes tendrá como resultado la continuidad de un país sumido en la inseguridad, en la pobreza y en la injusticia o el cambio en la estrategia que promete resultados diferentes.

La ciudadanía no tiene otra salida, permitir que los corruptos continúen en el gobierno terminará por destruir a nuestras instituciones y nuestro país, el manejo del Estado debe ser consciente, con ética y con convicción, la cultura política también debe cambiar.

Compartir