fbpx

Zacatecas y sus noticias reales

.

Presidenciables en Zacatecas; “veni, vidi  y … me fui”


Presidenciables en Zacatecas; “veni, vidi  y … me fui”

Por Andrés Vera Díaz

Desde que comenzó formalmente el proceso electoral 2017 – 2018, son 6 los aspirantes que han visitado zacatecas. AMLO, Anaya, Meade, Marichuy y El Bronco, ¿y qué han dejado?.

AMLO con su estrategia popular, ha visitado municipios anunciando desde el probable arribo de Liconsa a la entidad, como el compromiso de echar abajo la reforma educativa. El vejado y añejo discurso anticorrupción que sigue vigente gracias al propio PRI, pues no hay semana que surja un escándalo en este sentido e involucre al partido más transparente, según dicen graciosamente, el INAI e IZAI. Y a pesar de la lucha entre el Comité y los Monreal, en donde los últimos eventos fueron organizados por la dirigencia estatal, pudieron aglutinar un grupo de personas importantes en cada demarcación.

Anaya, con declaraciones completamente contradictorias a los hechos, se deslindó del apoyo a los gasolinazos y de la desbandada tanto en PRD como en Acción Nacional por aferrarse a la candidatura. Comparando alianzas partidistas con Alemania y Chile, países con una tasa de corrupción bajísima, con una gran participación ciudadana y nivel educativo. Donde la política es para construir, no sólo para chantajear. Comparaciones de un líder, que ha dividido al propio panismo, irónico.

Meade, por su parte, dijo sentirse seguro en Zacatecas y en el país, también contrastando con un 2017 que históricamente fue el más violento tanto en la nación como en la entidad. Con gran soberbia y sin hacer click con la gente, un discurso seco, opaco, aderezado por los de siempre, animadores convenencieros; en un evento elitista, donde hubo priistas de 3 categorías, al raso, lo mandaron allá atrás para que agitara banderitas, proyección manifiesta de su ideología política y social.

El Bronco, negó ser parte del sistema y régimen priista, aunque su gabinete estuviese lleno de tricolores, con un mensaje denostativo a quien encabeza las preferencias y de forma paradójica, presumiendo la supuesta seguridad que logró en Nuevo León en tan solo 2 años como gobernador, pero la realidad es que tanto los gobiernos de Estados Unidos y Canadá pusieron a dicho estado como de los más peligrosos para viajar.

Con declaraciones tácitas, los aspirantes a la Presidencia se refieran a los problemas de la nación, de forma nula a lo que acontece en Zacatecas, sin propuestas de fondo, sin atacar orígenes, sólo consecuencias. Tal vez el único que tiene un panorama más enfocado es “ya sabes quién”, pero la entrega de posiciones a marcas desgastadas y prostituyentes minimizan su credibilidad como un líder antisistema, pero expresa proposiciones en aspectos más concretos, contrario a sus principales rivales, que se dedican a citar argumentos irreales, efímeros y con la misma demagogia.

Pareciera temprano para calificar de fracaso las visitas de los presidenciables, porque será hasta mayo, cuando las estructuras se muevan decidida y definidamente, elaborando montajes impresionantes para proyectar fortaleza en las masas, sin embargo, el electorado que tiene conciencia y se mantiene informada, no se dejará llevar por apariencia virtuales, quiere soluciones de fondo, reales, específicas y de largo plazo. La mediatez en los discursos ya no son un referente, el 2018 y para un año decisivo en el futuro del país, debe en este tenor, ser una fuente de cambio en la conciencia colectiva, analizando, desmenusando propuestas, más allá del “lameboterío” partidista, Déjese convencer por quien le dará solución a los principales problemas del país, no a quien distrae con prebendas y paliativos. Por cierto tanto Meade como el Bronco con un impresionante dispositivo de seguridad, a quien le tienen miedo?.

Ah, también visitó Marichuy, la aspirante del EZLN, quien formó parte de un evento de más de una hora, en la que ella habló 10 minutos, sin propuesta, mercantilizando el indigenismo apoyada por varios conscientes y, por otros, pseudointelectuales.

Ríos Piter merece sólo un tenglón, se dejó manipular por Pedro de León.

Compartir