Zacatecas y sus noticias reales

.

El descontento de las bases morenistas, un frente nuevo surge


El descontento de las bases morenistas, un frente nuevo surge

Por Andrés Vera Díaz

No sólo la capital zacatecana se encuentra en una diferencia de formas y prioridades con el impulso davidiano a Ulises Mejía, en otros frentes, el descontento hacia la marca monrealista se evidencia por el reparto de candidaturas al más puro estilo de la casa.

Ahora que Benjamín Medrano tiene amarrada prácticamente la candidatura en El Mineral, las cosas se ponen color de hormiga en la estructura de Morena en esa demarcación. Omar Carrera podría ser el caballo negro en la aspiración de los menor de los Monreal, quien pavonea a sus cuadros en asambleas municipales frente a quienes ya desean rostros con aspiraciones más frescas.

Y es que, Saúl ha perdido dos elecciones frente al aún diputado federal, y apoyado por los Bonilla, la operación de estructuras sustentada por el poderío gubernamental, aunado al desgaste palpable de los tres hermanos, coloca a primera vista, una derrota no inefable, sino muy evidente.

En una reunión, frente al propio David, militantes del partido le reprocharon que el reparto de candidaturas, posiciones en la planilla y direcciones para el ayuntamiento se dieron sin el debido consenso, además, le recordaron la operación política en el 2015 a favor de Pepe Haro, por un berrinche politiquero, entonces la duda comienza a permear en sí la confianza debe entregársele de nueva cuenta.

Esto ha provocado que tanto el propio Omar Carrera en Fresnillo, como en otros municipios, tengan la idea de crear un frente que pugne por encuestas abiertas, con metodologías claras y casas encuestadoras certificadas para designar a los candidatos, y es que, el dedazo monrealista, deja un mal sabor de boca entre quienes realmente creen y profesan la ideología de Morena; porque de lo contrario, la democracia hacia el exterior, es una falacia si no se practica al interior. Se sobreentiende que en la política, el liderazgo va de la mano con el control, pero el titireteo en un partido político que predica una revolución sistémica, convertirá a este instituto político en corto plazo, en el PRD actual.

Ahora, ¿se podrá confiar en el descontento de Omar?, porque ya son varias las manifestaciones de polaridad con sus padrinos políticos, pero de nuevo regresa al terruño, condicionado y con la gris perspectiva de forjar un nombre propio. Pasó a mediados de lo que lleva la actual Legislatura, cuando Carrera como secreto a voces, comentaba su repudio a que los Monreal le pidieran casi la totalidad de las herramientas; cosa que todo mundo sabe, si vas ungido por ellos, la cuota es alta.

Veremos si tiene el carácter para definir una ruta propia, original pero llevada de la mano con el proyecto lopezobradorista, por lo pronto, ese frente o movimiento no debe ser un chantaje para obtener posiciones mediocres, sino para en verdad afianzar la propuesta de cambio verdadero.

Compartir