Zacatecas y sus noticias reales

.

Ulises Mejía, un junior manipulable


Ulises Mejía, un junior manipulable

Por Andrés Vera Díaz

Desde un origen nulo forjado en sí mismo, el hijo de Toño Mejía se ha publicitado en últimas semanas como una opción real de la alianza MORENA-PT-PES para la alcaldía capitalina. Acordando con los Monreal (es decir, toda la cúpula de esa marca), han tratado de catapultarlo como un exitoso empresario, (a costa de los billetes del papá); pero mucho de cierto hay, en que David y compañía, ya negociaron la capital con la élite priista colocando un novato manipulable.

El “modus operandi” monrealista no ha cambiado en sexenios, ensanchando posibles candidatos para ver quien despega. Primero el “Ro”, luego “Tete”, y ahora Ulises, pero con un afán de proyectar a quien virtualmente podría ser competitivo, sin embargo, la sombra sanguínea de Toño no tendría oportunidad ante otros con mucha mayor trayectoria política como Claudia Anaya o el propio Arturo López de Lara.

La política no se basa en colgarse de ficticios liderazgos como Soledad o David, quienes aparecen solamente en eventos representativos para simular conducción. Lo patético es que sea la dirigencia de MORENA quien permita tales hechos, pero un “empresario” cobijado por los arreglos del padre, nunca tendrán independencia intelectual, ni política, ni económica y eso no es sano para la vida gubernamental de un municipio o estado.

Sin formación de bases, y con escuetas columnas de opinión patrocinadas, Ulises pretende aparecer como un nuevo liderazgo, capaz de conducir al ayuntamiento con mayor relevancia en la entidad, pero sin un conocimiento tácito de las formas en el poder. Entiende que lo artificial funciona, y en ese sentido, Soledad dejó un antecedente irreal para transformar las prácticas impositivas de los gobiernos. Creen que todo es Facebook y madrazos al gobernador.

La relación es clara y codependiente. Ulises compra publicidad en el medio oficial monrealista, los Monreal lo catapultan como un peón negociable, relación que durará hasta que Ulises abra los ojos, o su papá le diga que debe abrirlos. Y es que el “encantamiento” que pretenden llega hasta ser burda, regalando arcones a miembros de los medios para entablar una dinámica sobrentendida, que lo único que manifiesta, son las viejas tácticas de seducir con migajas y comprar simpatías.

Han creado la idea de que Cuauhtémoc no va para la capital, por el coqueteo con otros frentes políticos, ¿pero con qué calidad moral lo dicen?. Los 3 hermanos durante 3 meses se encargaron de chantajear al partido violando sistemáticamente los estatutos, mientras que el restaurantero no milita en ningún instituto político, y bajo un perfil electoral alto, pudo escuchar planteamientos. Tal vez sea poco digno para muchos el hecho de no direccionar desde un inicio una línea partidista, pero tiene mayor repudio, el hecho de ser militante, supuestamente responder a los intereses del partido, pero hasta escuchar a Eruviel, Puente y Barrales.

Lo mismo sucedió en Zacatecas, con el “Frente Monrealista”, una agrupación manipulada para simular poderío y adulterar acuerdos intrínsecos, que ni se necesitan platicar, porque fueron promulgados a más no poder en ruedas de prensa estériles. Alimentar en la boca a ninis políticos con comida chatarra, o dígame usted, ¿cuándo han cosechado algo sembrado por su propio sudor?. Entonces, pues a evocar esos eslóganes añejos. “Razones para cambiar”, hay muchas.

Compartir