Zacatecas y sus noticias reales

.

El mismo PRI de siempre


El mismo PRI de siempre

Por Iván de Santiago

Fiel a su viejo estilo y ejerciendo el antidemocrático dedazo, el PRI ha destapado a José Antonio Meade, como precandidato (y prácticamente candidato) a presidencia de la República.

Tratarán de mostrar a Meade como el candidato ciudadano, dirán que es un funcionario ejemplar, que nunca se ha afiliado a partido alguno, lo promoverán como un hombre honesto, que no tiene siquiera una sospecha de corrupción.

Sin embargo, no hay que olvidar que Meade fue secretario (de Energía y Hacienda) con Calderón, la pregunta es qué hacía en el gabinete de quién comenzó la guerra contra el narcotráfico que hoy nos tiene metidos en un baño de sangre, porqué nunca expresó su descontento ante tal estrategia?

Durante el actual sexenio fué Secretario de Relaciones Exteriores, de Desarrollo Social y de Hacienda, se le debe cuestionar ¿qué hizo para detener el uso de los programas sociales de forma clientelar? ¿qué hizo para evitar el desvío de recursos para uso personal y hacia las campañas de los gobernadores del PRI? ¿Qué hizo para evitar los sobre endeudamientos de los Estados? se puede presumir de su complicidad, al menos ha guardado silencio ante los evidentes actos de corrupción que han cometido sus compañeros en el gobierno.

El que Meade haya esperado que el presidente lo “destapara” para anunciar sus intenciones de contender por la presidencia de la República bajo la insignia priista, nos demuestra que practica los usos y costumbres del viejo PRI, la bendición y la palmada.

Tampoco es de extrañar que durante la elección que viene nos quieran mostrar un PRI con un nuevo rostro, y sin embargo regresarán a las viejas prácticas, al desvío de recursos, al uso de programas sociales con fines electorales, al clientelismo que los ha caracterizado por más de 75 años.

Meade representa la continuidad, el incremento de la corrupción y de la ineficacia y parálisis en la cual se encuentra inmerso nuestro país, no ha planteado un discurso atractivo para el ciudadano común, pareciera que le apuestan al odio y polarización, a la fragmentación del voto para poder triunfar con menos del 30 %.

El PRI es el mismo de siempre, con candidato tapado o destapado, con Meade o sin el, representa el régimen de corrupción y podredumbre donde florece la impunidad. Un partido que vende estabilidad pero que ocasiona deterioro en los niveles de vida de los mexicanos.

Pepe Meade fue elogiado en el acto de aceptación de su renuncia y toma de protesta de nuevos funcionarios por el propio Peña Nieto, resaltando logros gubernamentales en su paso por las 3 secretarias,  logros  huecos, superficiales y sin sustento. Por cierto tuvieron que avisarle que dejaba la Secretaria de Hacienda y no la Cancillería, pifia de mal augurio en su destape semioficial.

Compartir