Zacatecas y sus noticias reales

.

Atitanac, Villanueva; la crónica de mentiras priistas


Atitanac, Villanueva; la crónica de mentiras priistas

Por Saúl Monreal Ávila

Atitanac, en Villanueva, otrora estandarte de las promesas de Enrique Peña Nieto para Zacatecas se ha convertido en un fiel reflejo de la realidad en la que se ha envuelto este régimen priista, realidad que intenta el contador Tello matizar para salvar las apariencias (percepciones), sin embargo, queda claro, Peña Nieto mintió a Zacatecas en Atitanac, mintió al país con sus promesas de campaña, y en los estertores de su administración, la realidad se impone.

Fueron 266 promesas las que hizo a lo largo de su campaña, de las que ni siquiera la mitad se han cumplido. En nuestra entidad, todos recordamos en aquel proceso electoral  el video donde se le ve sonriente, acompañado de mujeres, fingiendo hacer adobes en la comunidad de Atitanac, prometiendo que impulsaría la modernización del campo para hacerlo más productivo, y asegurando además que su meta era que los mexicanos permanecieran al lado de sus familias teniendo mejores condiciones de vida.

Poco más de un año después de  ese proceso electoral, en el 2013, Peña Nieto en el inicio de su administración regresó nuevamente a Atitanac acompañado del corrupto Miguel Alonso Reyes, presentando tres programas de su política social, que según aseguró, fueron inspirados por el empuje y valía de los habitantes de esta comunidad, anunciando que en breve daría el banderazo: La Cruzada Nacional Contra el Hambre; El Programa de 65 y Más y un seguro de vida para jefas de familia que arrancaría con 400 millones de pesos. De la prometida modernización del campo…Nada.

El año pasado, 2016, nuevamente regresa Peña Nieto a la entidad, aun en la administración del tristemente célebre Miguel Alonso, para entregar el prometido, (e inacabado) Ecoparque Centenario Toma de Zacatecas y apoyos del Programa Vivienda Joven. Y nuevamente la respuesta ausente, de la modernización del campo… nuevamente nada.

Este lugar, fue una de las cinco promesas de campaña para Zacatecas, entre las que se incluían: #101 ZACATECAS, Construir el Parque Industrial Aeropuerto con Aduana Interior y Recinto Fiscalizado, para atraer inversiones productivas que generen empleos; #102 ZACATECAS, Apoyar la modernización del campo zacatecano, con la sustitución de cinco mil equipos electromecánicos y la modernización de los canales de conducción de agua en las Unidades de Riego Agrícola del estado.

La #103 ZACATECAS, consistía en modernizar la Carretera Jerez – Tlaltenango (Primera Etapa), #104 ZACATECAS, Modernizar la infraestructura para mejorar el abasto y distribución de agua potable en la Cabecera Municipal de Fresnillo y finalmente, la #105 ZACATECAS, consistente en la construcción del Parque Ecológico, Cultural y Deportivo de la Zona Metropolitana de Zacatecas – Guadalupe.

De estas magras promesas, poco se cumplió, y lo que se hizo fue a  medias, la supuesta modernización del agro nunca llego, el campo está  peor que nunca,  el presupuesto  del 2017 destinado al campo se redujo 10% en comparación al año pasado, con el consiguiente impacto a los apoyos para proyectos productivos. El recorte presupuestal significó una reducción de 5 mil 281 millones de pesos para las actividades agropecuarias respecto al año pasado, agudizando el ya de por si grave problema de desmantelamiento del campo mexicano, ya que el recorte impacto de manera directa al sector de pequeños productores, a quienes les representó un 46.7% menos en presupuesto para proyectos y apoyos de diversos tipos, según datos de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, lo que ha llevado a que miles de pequeños productores salgan del estado, que el hambre los saque de aquí, y aun no hay cifras oficiales respecto a la cantidad de desplazados por motivos económicos y de supervivencia, y seguramente nunca las habrá.

De acuerdo a las cifras más actuales, por lo menos, el 63% de los pequeños productores sobreviven en una situación de pobreza y pobreza extrema, lo que podríamos ver empeorado en los subsiguientes censos económicos y del CONEVAL, aun a pesar de la modificación de los criterios a evaluar (En las que disminuye oficialmente y en el papel la cantidad de pobres), por lo que no entendemos como quiere Peña Nieto y el gobierno Priista cumplir su promesa en Atitanac, seguramente nunca lo hará a estas alturas.

No son las únicas promesas incumplidas, En el Mineral de Fresnillo nunca se ha resuelto el problema del agua potable, envuelto siempre en conflictos, incapacidad de sus directores y en pretextos. A  pesar de la supuesta inversión venida de la promesa de peña, al parecer, más que nunca falta el agua en la ciudad, y cada vez es peor. Nunca se construyó el prometido Parque Industrial Aeropuerto con Aduana Interior y Recinto Fiscalizado, Ni que hablar de la modernización del campo zacatecano, con la supuesta sustitución de cinco mil equipos electromecánicos y la modernización de los canales de conducción de agua en las Unidades de Riego Agrícola del estado que prometió Peña, una simple burla y atole con el dedo a los Zacatecanos esperanzados.

Y de lo poco, lo construido, el inicio de la autopista a Guadalajara (Que costo más de 550 millones de pesos en sus escasos 21 Km) y el ecoparque turístico en la zona conurbada Zacatecas Guadalupe, obras con precios extremadamente inflados y realizadas de manera poco clara y muy cuestionadas, especialmente en el caso del ecoparque, donde tambien se encuentra el “Nuevo” centro cultural “Toma de Zacatecas” que costó 387 millones de pesos, y un año siete meses de construcción, verdadero monumento a la corrupción priista de Miguel Alonso, el inconcluso elefante blanco más costoso de la historia en Zacatecas, donde los ecos de señalamientos por corrupción y del dispendio aún no se han dejado de escuchar, todo ello además de las muchas promesas incumplidas o a medias por el ejecutivo federal Priista. Eso es lo que quedara cuando se vaya Peña Nieto.

Y al parecer aún no han sacado todo el provecho politico a Atitanac, no más pobre que muchos otros lugares en el semidesierto que hemos visitado, como El Salvador o Melchor Ocampo entre otros, pero si el más utilizado para lucrar políticamente con el hambre de sus pobladores. El haberlo llenado de televisores por la SEDESOL o haber realizado algunas obras de pavimentaciones o pinturas en fachadas de la comunidad no resuelve el problema de fondo de las familias de los migrantes, solo pone en relieve la gran mentira, las TV chatarras del gobierno no suplen el grave problema del campo, la crisis agropecuaria causada por el entreguismo gubernamental. Atitanac se ha convertido en una crónica de la ineptitud y de la mentira de un régimen a quien todo le importa, menos la gente, y el que se sigan vistiendo eventos de relumbrón para que funcionarios continúen prometiendo más cosas, llevando hasta ahí su confeti, matracas y aplaudidores solo es poner picante en la llaga de la sociedad.

 

saulmonrealavila@hotmail.com

 

Compartir