Zacatecas y sus noticias reales

.

El jueguito verde


El jueguito verde

Por Andrés Vera Díaz

Luego de que Pablo Escudero, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, abrió la posibilidad de que el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) contienda para la elección presidencial de 2018 con un candidato propio, quien podría ser el senador Carlos Puente; la cotización del propio partido no crece porque su peso no vale ni su mismo seno.

El triple discurso de este instituto político tiene la simple lógica de encarecerse en acceso de candidaturas de cara al proceso del año próximo, pero bajo la pretensión virtual, porque su fortaleza se basa en una gubernatura con Manuel Velasco, que por cierto, es la peor calificada según México Opina.

A finales del mes pasado, el mismo Escudero  no descartó la posibilidad de sumarse a la construcción del Frente Amplio que convocara el PAN y el PRD. Algo que en principio estricto no tiene razón de ser, pero bajo la pragmática lógica política, en estos tiempos de posible alternancia presidencial hacia la izquierda mejor fundamentada, cualquier revoltijo barato se hace conducente.

Paradójicamente, Escudero rechazó de manera “contundente” que la incorporación del Verde a algún frente que llegue a construirse pueda significar un acto de deslealtad a su tradicional aliado, el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Y es que ante las innumerables violaciones a la Ley Electoral Federal, necesita del tricolor para que las mal llamadas instituciones solapen dichas prácticas, además de la entrega de posiciones mediocres en gobiernos estatales.

Carlos Puente, en una intentona por ser candidato a Gobernador en 2015, realizó una gira de menos de 15 días por algunas zonas de estado, conjuntando en sus máximos eventos, no más de 800 personas. En municipios como Huanusco, 5 militantes a regañadientes le escuchaban su retórica (nadie me lo dijo, lo ví yo mismo). Ahora, que se ha convertido en el líder del partido, y con ausencia clara de los pormenores zacatecanos, pretende blofear por interpósita persona para esperar reacciones de aliados y enemigos. Pocos le creen por supuesto, este alarde de fortaleza y chantaje simplista.

Tanto Puente como su peón en Zacatecas, Susana Rodríguez, hacen oídos sordos a solicitudes de entrevista de varios medios. Mejor que parezcan declaraciones individuales de Escudero a una posición institucional, así en caso de que no resulte, tienen un chivo expiatorio.

Por otro lado, Puente se regocija alabando a Peña Nieto, sin descuidar las formas, él sí se manifiesta pero sólo lamiendo las botas de uno de los presidentes con menor aprobación social en la historia moderna del País, y culpable sin duda, de que la alternancia en el 2018 sea un hecho. A pesar de eso, Puente le saluda con palmaditas, midiendo la situación ante la derrota priista, que dejaría al Verde sin registro, pero la aventura de proyectar una candidatura solitaria, peligra más su permanencia, por eso es una falacia su intención, la realidad es rentar al partido a un costo económico y político más alto. Chantajea al PRI con la necesidad de que el Verde es fundamental. Nada más alejado de la verdad.

Lo interesante de este movimiento es saber si realmente pesa lo que dicen que vale o viceversa; pues los números en el entorno nacional no son nada halagüeños, y además son muchos los negocios que tienen en el bloque conjuntos, como por decir algo: Las Farmacias.

La amenaza no es más sino para lograr una negociación en las curules federales, si bien es cierto que hay un crecimiento del partido verde en el estado chiapaneco, mismo que se ha convertido en el bastión a disputar o “recuperar” desde la elección de Salinas de Gortari, y convertido en el punto de quiebre. Aquí las preguntas del millón son: ¿El verde dejará lo ganado con el PRI?… ¿O El verde contempla la derrota inminente en el próximo proceso y buscará cuidar lo suyo?… Porque una cosa queda clara, este partido está en la línea de Osorio Chong, a menos que sienta pasos en la azotea.

Compartir