Zacatecas y sus noticias reales

.

Lo ofensivo, lo preocupante, lo inverosímil y lo bueno


Lo ofensivo, lo preocupante, lo inverosímil y lo bueno

Por Norma Galarza

Lo ofensivo.- 2 mil 93.8 millones de pesos destinados a familiares, amigos, primos prestanombres, funcionarios, son el monto que recibían –la mayoría de ellos además de un salario- casi 200 aliados de Miguel Alonso Reyes, durante los últimos 3 años de su gobierno. Guillermo Huizar, uno de los defensores más apasionados del ex gobernador, y quien por cierto luego de ser Secretario de Finanzas; desde la Secretaría de la Función Pública limpió toda la porquería de su amo, es quien encabeza la lista de los “bonos de productividad” con 333 mil pesos mensuales.

Lo preocupante.- La mayoría de los que están en las listas ocupan actualmente un puesto público, ya sea en el ámbito estatal, municipal o federal, por lo que la impunidad otra vez, es la que reina en este tipo de casos, donde el saqueo descarado de recursos es un acto que lejos de recibir castigo, recibe premio. Además, el cochinero con el que se actuó en la pasada administración es evidente porque en nuestro territorio, por citar un ejemplo que usted pueda palpar, nada más vea las decenas de obras inconclusas, como el monumento a la corrupción al que le pusieron el nombre de Ecoparque Centenario, donde se dilapidaron 540 millones de pesos ¿En qué? No sé.

Lo inverosímil: la defensa .- Con misiva, los exhibidos (y acomodados actualmente en puestos estratégicos ) Fernando Soto, Guillermo Huizar y Le Roy Barragán, publicaron una defensa velada, inverosímil y que solo los hunde más en el “sospechosismo”. Y es que, estos personajes no sólo fueron beneficiados en el pasado por MAR, sino que la lealtad del protegido de Peña Nieto es tan grande que los acomodó estratégicamente en puestos garantes de impunidad. Ahí tenemos por ejemplo a Le Roy Barragán, el ex Oficial Mayor, quien nada de muertito amparado en el fuero desde la XLII Legislatura.  Lo más patético de los que creyeron que su carta pública los exculparía se hundieron más porque aunque Soledad Luévano, no es una perita en dulce, la mejor forma de aceptar culpabilidad es acusando.

Lo bueno.- Y ya que a pesar de tanta porquería suelo ser optimista, no cabe duda que es positivo que, aunque sea a través de la guerra política, la posibilidad de exhibir desvíos de recursos, (amparados en legalidades torcidas y a modo) que antes se manejaban en total impunidad. Da esperanza que órganos que se planeaba fungieran como paquidermos blancos cumplan la función para la que fueron creados. Sin duda, lo que presenta Soledad Luévano dentro de toda la mierda de la que nos enteramos, nos da la certeza de que se han dado pasos gigantes en contra de la opacidad. Sin duda falta dar el paso má importante que es el de fincar responsabilidades, porque el saqueo de Miguel Alonso, el cual nos heredó una deuda sin precedentes, se eslabonó en una cadena de complicidades, y esa cadena debe romperse, aunque no creo que lo vean nuestros ojos pronto.

 

Compartir