Zacatecas y sus noticias reales

.

Revolución económica mexicana


Revolución económica mexicana

Por Kazzandra Vázquez

Empezando el año, y mientras todos estaban ocupados con las fiestas, gobierno aprovecho para realizar aumentos desconsiderados y no solo a la gasolina si no también a los impuestos, año con año aumentan para la mejora de los servicios públicos, lo realmente incongruente es que a pesar del pago de impuestos que año con año realizan los ciudadanos parecen estos no tener efecto alguno, y ahora el descontento social se ha vuelto todo un caos.

La propuesta está sobre la mesa y parece ser que lo único que se puede hacer para poner límites a gobierno no es sacar la constitución y exigir nuestros derechos ya que estos se han convertido en una falacia, si no que para casos extremos medidas extremas, se ha visto continuamente que convocar a marchas no ha sido la solución más eficiente ante los conflictos y que levantar firmas aún menos.

Por ello viene una medida llamada para iniciar la Revolución Económica Mexicana donde decimos: “basta ya de aumentos desconsiderados”, no solo con palabras o críticas en redes sociales, si no con acciones verdaderas que exija una solución pronta y justa para todos.

Lo que implica:

Ninguna protesta.

Ningún meme viral.

Ningún movimiento.

Ninguna carta con firmas.

Ningún video quejándose.

Nada de eso va a detener al gobierno.

Lo único que puede detener los gasolinazos, los incrementos de impuestos, los despilfarros y la corrupción es un solo acto organizado: El Boicot.

El Boicot económico es el único recurso real, comprobado, fidedigno, y con resultados, que se usa para iniciar una revolución económica –que es lo que necesita México.

Un boicot consiste en negarse a comprar, vender, o practicar alguna otra forma de relación comercial o de otro tipo con un individuo o una empresa considerados, por los participantes en el boicot, como autores de algo moralmente reprobable.

El boicot más poderoso contra un gobierno es no pagar impuestos. No pagar el predial, la tenencia, las multas, los permisos, nada. No pagar nada al gobierno.

En una ciudad de 22 millones de habitantes como es la CDMx, y una ciudad de unos 4 a 5 millones como es Guadalajara y Monterrey, sumando ciudades como Tijuana , Querétaro, León, Chihuahua, Veracruz, todas las de la frontera, con esas ciudades que no paguen ninguno de los impuestos anteriores, tenemos para paralizar a México.

No necesitamos salir a las calles. No necesitamos invadir y pisar los derechos de los demás. No necesitamos hacer ruido con palos, piedras y gritos. No necesitamos amontonarnos.

Necesitamos ORGANIZARNOS. Así como nos organizamos para los XV de Rubí, o los grupos para celebrar a los equipos deportivos, o los funerales de Juanga, Pedro Infante, y demás, por ejemplo.

El boicot económico 2017 está en nuestras manos. En menos de 5 días podemos paralizar al gobierno. Sin hacer nada. Literalmente. Sin pagar nada. Sin salir de casa. Sin molestar a nadie. Sin arriesgarnos.

Ahora desacuerdo con el artículo 31, fracción IV de la constitución política de los estados unidos mexicanos dice : “Son  obligaciones de los mexicanos, contribuir a los gastos públicos, así de la Federación, como del Distrito Federal o del Estado y Municipio en que residan, de la manera proporcional y equitativa que dispongan las leyes.”

La falacia inminente llega cuando se contribuye al gasto público, pero su contribución resulta ser cada vez más costosa y los resultados reflejan solo inefectividad  y deficiencia del uso de recursos, caemos entonces en una ruptura del contrato de obligaciones entre el estado y la ciudadanía, entonces si ellos no cumplen nosotros tampoco, y lo ideal es que vean que necesitan poner una medida justa y comenzar a tomar enserio el descontento social que existe en la población.

Las cartas están puestas sobre la mesa y lo que necesitamos es estar organizados y aunque esta frase este muy trillada “la unión hace la fuerza”, es el momento de hacer algo por México en vez de quejarnos, porque México lo hacemos todos los ciudadanos, no los gobernantes y los que estamos encargados de que los gobernantes cumplan somos nosotros, de igual manera “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”.

Compartir