Zacatecas y sus noticias reales

.

Democracia autodestructiva


Democracia autodestructiva

Por Kazzandra Vázquez

Estamos a punto de concluir el año 2016, lo que el viento se llevó lamentablemente no fue mucho ya que este año parce ser la gestación de grandes decisiones que cobraran la factura para el 2017, hablando exclusivamente de las elecciones  de Trump, el No del plebiscito y el ‘brexit’, en donde la democracia se empodero pero no precisamente para tomar la mejor de las decisiones, ¿será acaso la crisis de democracia liberal?, Aunque se diferencian entre sí por el tipo de elección – en un caso, una elección presidencial, y en los otros dos una refrendación o consulta popular a una decisión del gobierno en el poder -, son varios los puntos comunes que se pueden resaltar.

En primer lugar, en los tres casos, las opciones para votar a favor o en contra de una u otra postura se redujeron, en la práctica, a dos (en EE UU había un tercer candidato que no ganó votos electorales), y en todos ellos, los resultados dejaron ver una polarización muy grande entre la población. La distancia en votos populares entre un resultado y el otro fue en los tres escenarios, menor a tres puntos porcentuales, y en todos los casos, ganó la opción contraria a la que las encuestadoras y analistas habían pronosticado. Ganaron, en los tres casos, las posturas más conservadoras, que equivalen a aquellas que rechazan el progresismo en los valores morales de la sociedad. El discurso racista y xenófobo en EE UU, el de los valores tradicionales en Colombia y el del nacionalismo en el Reino Unido se impusieron sobre el de apertura, respeto y tolerancia en sociedades diversas, complejas y multiculturales.

Lo cual nos hace recordar que a pesar de todo el gran avance científico y tecnológico las ideas retrogradas y la discriminación es algo que sigue palpable, ya no importa la cultura que podamos poseer, existe una  gran gama de la población  que representa la mayoría, como dicen quién no conoce su pasado está condenado a repetirlo y eso nos reafirma que las sociedades no están leyendo su historias las guerras mundiales surgieron por que buscaba más diferencias entre ellos para hacer la guerra, que cosas en común para hacer paz.

Otra similitud en estas tres elecciones tiene que ver con el descontento que tienen diferentes sectores de la población con el establecimiento, representado por Clinton, por Santos y por Cameron. Aunque en Colombia y en el Reino Unido, no se eligieron candidatos, es muy probable que muchos votantes definieran su decisión en las consultas populares a partir del bajo nivel de aprobación que les daban a los mandatarios. Las élites políticas tradicionales y distantes de gran parte de la población fueron castigadas en estas tres elecciones. En contra de ellas, se eligió, en un caso, a un candidato sin experiencia política alguna, pero con un discurso populista que atrajo a miles de votantes; en otro caso, a la postura defendida por un líder que mantiene su carisma y popularidad, y que desaprobó durante toda la campaña el acuerdo político que terminaría con una guerra de más de 50 años; y en el último caso, la postura que aísla a un país de la integración global neoliberal. Los problemas que ha desencadenado el modelo de la globalización neoliberal parecen ser una de las explicaciones de varios de los triunfos recientes.

Finalmente llegó la hora de cuestionar los principios de la democracia liberal tal y como han regido hasta el momento, después de tener tres campañas plagadas de desinformación (en todas las posturas) permearon fuerte entre sectores de la población que no se preocuparon por contrarrestar lo ventilado, que, muchas veces, fue infundado.

Es evidente que gran parte de la población – si no la mayoría – no cree en las instituciones políticas tradicionales, o, por lo menos, no se involucra en los procesos electorales que definen el rumbo político de las naciones. Por eso, parece pertinente reflexionar sobre otros mecanismos de participación y sobre los principios que hasta el momento han definido las democracias liberales. La noticia de última hora en Colombia es que los voceros del Sí y del No del plebiscito conciliaron posiciones. En La Habana se firmó un nuevo acuerdo que incluye demandas de quienes ganaron el 2 de octubre. Genera esperanza saber que este nuevo acuerdo se logró relativamente rápido, y que en el proceso de renegociación, la presión ejercida por la ciudadanía a través de movilizaciones pudo haber influido en las decisiones de las élites.

Compartir